viernes, 17 de marzo de 2017

Review: Stoned from the Underground XVI

El Stoned from the Underground (SFTU) se ha convertido en uno de mis festivales favoritos y como mencioné en "Los mejores festivales de 2016", en esta segunda visita consecutiva constaté las grandes ventajas de los pequeños festivales. Para aquellos que no leyeron el preview o el review 2015 que escribí, donde además de muchos detalles y anécdotas, menciono ventajas como: no tener que levantarse muy temprano, hacer colas o perderse alguna banda a menos que uno decida hacerlo, es uno de los festivales más relajados que conozco, con el pequeño lago que lo rodea y que no deja de ser una tentación para refrescarse, los precios de la comida y cerveza son bastante accesibles como también la gente que lo visita y organiza.
Público en Suma
Quiero mencionar que poco antes de Pascua uno de los organizadores, el conocido Fred, publicó un muy interesante comunicado. Mencionaba que el tiempo invertido en agendar las bandas se estaba convirtiendo en una pesadilla. Fuera de lo acostumbrado en relación a los preparativos del festival como ser nuevas leyes, regulaciones u ordenes de todo tipo, para ellos es importante mantener el precio de las entradas (c/u 75 euros) y su decisión fue no incrementar los costos. Su crítica iba hacia los managers y los agentes de las bandas a quienes al parecer, no les interesa el festival o la escena y solo quieren obtener mayores ganancias. Debido a esto las confirmaciones se mantienen hasta el último momento para ver si las bandas consiguen otros shows o demandan un mayor cachet, por lo que la organización no puede seguir con sus planes de promoción sin saber que bandas confirmarán y eso generalmente va para las cabeceras de cartel. Me parece inteligente la decisión de que se ponga un límite a estas actitudes mientras se negocia conseguir las mejores bandas que además valoren el trabajo de la organización y obviamente a los fans que lo visitan para verlos!.

Público en Dampfmaschine
Bueno este año la diferencia fue llegar en bus, obviamente duró un poco más además de caminar otro tanto pero por suerte el verano no fue tan extremo como el año anterior y la fiesta empieza recién el jueves en la tarde por lo que hay el tiempo necesario para primero acomodarse. Dos bandas alemanas fueron las que iniciaron el festival en la pequeño escenario, el Party Tent, los doomeros de Breit y luego los Church of Mental Enlightment y su estilo retro de los 70s analógico. La fiesta siguió en el escenario principal con los ya conocidos Stoned Jesus de Ucrania, el bajista por motivos de salud no pudo tocar pero la banda tocó de todas formas, ya el año pasado cancelaron su show aquí en el SFTU debido a problemas con las visas. 

1000 Mods
Fue muy grato ver a los griegos de 1000 Mods tocar en un evento como este, la primera vez que los vi fue en un evento gratuito de la universidad donde demostraron una intensidad que muy pocas bandas logran en vivo pero aquí lastimosamente tuvieron algunos problemas técnicos. Por cierto, el escenario principal lleva siempre una bandera griega. Otra banda que esperaba nuevamente ver fue a los canadienses de Dopethrone, el frontman con yeso incluido, no dejó de lado su gran carisma para un show muy intenso, no solo parecía que había "metido la pata" sino que además en el camino hacia el festival la policía los revisó y les quitaron todo el "dope" que llevaban, no dejó de maldecirlos un par de veces. Por cierto, es sabido que en los festivales la gente tiende a consumir drogas no legales y la regulación en Alemania tiene parámetros para controlarlo. En principio es ilegal este consumo, pero dependiendo de las circunstancias y la cantidad, puede llegar a una simple advertencia y multa hasta obviamente la cárcel. La banda que cerró el primer día fueron los holandeses de Peter Pan Speedrock quienes con su enérgico rock'n'roll se despidían de los escenarios con el "Tour de Force" siendo este uno de esos shows. 
Dopethrone
El segundo día empezó un poco más temprano que el anterior, en el Main Stage tocaba The Order Of Israfel quienes reemplazaron a Gorilla Monsoon. Luego los suecos de Hypnos con un performance muy visual, por cierto muy fotogénicos y un fantástico rock setentero, se dice que son los próximos Graveyard. Siguieron los españoles de Toundra quienes ya son conocidos en el ámbito de los festivales llevando por todo lado su rock progresivo instrumental y bastante conceptual. Los alemanes de Iron Walrus, son una banda relativamente nueva aunque con integrantes de otras bandas conocidas y un estilo doom sludge a lo Crowbar. El trio sueco, Kamchatka llegó con un pegajoso rock bluesero que transmitió todo ese feeling positivo a la audiencia y donde el bajista cambiaría de instrumento para tocar los teclados con uno de los puntos altos del festival, los Spiritual Beggars, donde la experiencia de sus estrellas heavy metaleras se juntan para desarrollar una poderosa banda stoner. 

Spiritual Beggars
Para cerrar esa noche no podría faltar otro ex-Kyuss, Brant Bjork con quien tuve la oportunidad al día siguiente, de tener una corta charla y aprovechar de que me autografíe una copia del documental "Lo Sound Desert" que cuenta la historia sobre los principios de la escena "desert rock" y como este género nace de la necesidad de unos jóvenes que buscan un escape creativo a su aburrimiento y se convierte luego en algo tan grande, incluso el SFTU forma parte de él. Había un pequeño stand donde se podía comprar el dvd y además la organización realizó una proyección del mismo, el día sábado por la noche en la Party Tent. 


El último día del festival empezaría más temprano, hoy no me perdería ninguna banda, en la carpa pequeña con los austriacos de Pastor, luego los muy divertidos alemanes de Dampfmaschine con un show muy salvaje y como su nombre lo indica, convirtieron el lugar en un verdadero sauna, siguieron sus compatriotas de Heat con una mezcla de rock rock setentero, blues y NWOBHM en el Main Stage.
Travelin Jack
Los también alemanes Travelin Jack con un show muy llamativo, esta banda liderada por una mujer y su Flying V no solo tienen una presencia casi teatral sino además una gran energía. Los ingleses de Witchsorrow demostraron que la juventud no es excusa para sonar como si hubieran salido de la ultratumba con un doom durísimo. Los daneses de Causa Sui con un rock psicodélico e inspirado en el Krautrock. Otra banda que me gustó mucho fueron los suecos de Suma, aunque tocaron relativamente temprano la intensidad de su doom/sludge literalmente te transportaba, muy recomendable. Los holandeses de Gomer Pyle son considerados pioneros en la escena stoner y este fue un esperado regreso a los escenarios luego de un par de años en silencio, hace unos meses atrás los había visto en el Freak Valley. 
Mother Tongue
Finalmente para cerrar el festival los norteamericanos de Mother Tongue, una banda alternativa que a lo largo de los años no tuvo el reconocimiento que merecía pero que tiene sin dudas una base leal de fans y shows extremadamente intensos que demuestran ese lazo. La multitud quedó tan entusiasta que nadie parecía querer ir a dormir asäi acabaron en el Party Tent hasta el amanecer. Queda muy claro que la organización trabaja arduamente cada año para ofrecer no solo un gran line up, sino además varias comodidades en el campamento y sus alrededores. A pesar de todo el trabajo que involucra negociar con las bandas, este año la cartelera está nuevamente de lujo!, por lo que espero con ansias ver bandas como Karma to Burn, All them Witches, Pentagram, Elder o Monolord.


Para ver el álbum completo de fotos aquí