viernes, 16 de octubre de 2015

Nechochwen – Heart of Akamon (2015)


De lejos, este es uno de los discos que más me ha gustado en lo que va del año. Un disco del que disfruto plenamente escuchándolo y que además con cada escuchada voy encontrándole más y más detalles.

Para ser sincero, yo no conocía a esta banda, así que investigando un poco, me enteré que de hecho, este Heart of Akamon es el tercer disco de la banda. Procedentes de Virginia del Oeste, resulta que este es un proyecto de Aaron Carey (aka Nechochwen) a quien en esta ocasión acompaña Andrew N´Cagna (aka Pohonasis), a quien ya le habíamos prestado atención por su trabajo con Obsequiae.

La temática de todo el disco trata sobre tradiciones nativas y sobre acontecimientos históricos que se desarrollaron siglos atrás en el Valle del rio Ohio. Sin embargo, y por ahí me equivoco, también existen ciertas referencias asiáticas, como por ejemplo alguna alusión al río Makong o el mismo Akamon, una palabra también relacionada con la cultura japonesa.

Ahora, definir o describir a este disco es complicado, ya que los estilos o tendencias involucradas, son realmente amplios. Básicamente podría decir que se trata de folk y black metal.

Es evidente y basta solamente con escuchar, que Carey es un gran músico y un guitarrista excepcional, no me sorprendería que además de conservatorio; quien aparte de hacerse cargo de las guitarras también es el vocal y percusionista. Por su lado N´Cagna, baterista y bajista, es quien se encargó de la producción general del disco.

La variabilidad misma en cada canción hace que el disco sea fluido y además disfrutable y en cierto modo hasta emotivo. Desde la primera canción, The serpent tradition, que empieza con una intro acústica, rápidamente va evolucionando en una onda Agalloch para desembocar en un black metal que en lo vocal, fácilmente nos podría recordar al Moonspell de antaño. Y en esta misma canción los interludios de la guitarra que si bien suenan mucho al folk indio norteamericano, también tienen un cierto dejo de la guitarra española, que fácilmente nos podría traer recuerdos de Falla en su Amor Brujo.

Impeding winter, un tema acústico, nos transporta inmediatamente a ese valle habitado por pueblos indios, mientras que Lost on the trail of the setting sun, nos lleva al campo de batalla, al exterminio, con un black metal alucinante, que en lo melódico nada tiene que envidiar a Dissection.

Por su parte, October 6, 1813, es la balada progresiva del disco. Con unas guitarras y unos coros realmente increibles. Me pregunto, que tan frecuentemente estos señores escucharan el Yellow de Baroness? Traversing the shades of death, es otro temón, black folk de altísimo nivel.

Skimota, es uno de las canciones que más me gustan del disco. Los coros son increíbles, cargados de una emotividad radiante. Y si, es un tema corto pero muy variado, que si bien es acústico, tiene cambios muy sutiles y variados que fácilmente se balancean entre el jazz o el rock progresivo de los 70.

Posiblemente Skyhook, es el tema más flojo del disco, prácticamente el black metal al que Agalloch ya nos tiene acostumbrado. Y el corte final  Kiselamakong, tiene un aire marcial, hasta heroico; con un desenlace final con melodías y tonalidades indias.

Indiscutiblemente, estos señores son parte de otra vertiente musical dentro del mismo black metal folk norte americano, el cual en cierta manera en algo podría estar relacionada con la música que viene haciendo Panopticon. Y es que definitivamente, el entorno geográfico y cultural nos define y determina.

Como verán este disco es realmente una amalgama de muchos estilos e influencias. Sin embargo, en conjunto suenan increíblemente bien, suena a Nechochwen. Un disco que no vale la pena dejar pasar. Una de las sorpresas del año.





2 comentarios:

Sebas dijo...

Confieso que encuentro algunas partes un poco aburridas, como cuando intentan ser muy progres en las partes pesadas; pierden filo. Pero en general estoy de acuerdo con que es un buen disco, digno de ser analizado, y me encanta que recaten el tema de los Indios nativos, su lucha, su mística y él debacle de su civilización en manos de...
Eso sí, Obsequiae me parece una banda mucho más encantadora y mucho más original. Habrá que escuchar otros proyectos de D'Cagna, anda en una movida interesante.

Muy buen review!

Dieguex dijo...

Gracias Sebas!!! Estoy de acuerdo en que tal vez el cierre del disco no hace justicia al resto del disco, como que lo cierran de manera muy apresurada.
Y si, al D´Cagna hay que prestarle atención. Como bien dices, esta en una movida interesante.
Obsequiae, es otra gran banda, una de las sorpresas de este año. Efectivamente, muy pocas bandas se acercan a lo que hace actualmente Obsequiae.
Un abrazo
Dieguex