domingo, 14 de junio de 2015

Whitesnake - The Purple Album (2015)




En 1973 David Coverdale, un ilustre desconocido, asumió la tarea impensable de reemplazar a Ian Gillan en una de las bandas más populares de la escena británica. Sustituir a uno de los vocalistas más icónicos de su generación parecía una tarea descabellada. Cuando sale el Burn, en 1974, había más de una razón para mostrarse escéptico; el resultado dejó atónito a la crítica y a los fans. El Burn es muy diferente a todo lo que Purple había hecho hasta el momento, es un disco más orientado hacia el blues y cuenta con dos vocalistas que se complementan bastante bien. Pero el resplandor púrpura se apagó, cuando el Mark III volvió al estudio para grabar el Stormbringer que se distancia aún más del sonido clásico de la banda y el resultado no fue del completo agrado de Blackmore. El guitarrista se fue al terminar la gira; tras arduos debates, los miembros restantes, decidieron continuar, dándole la oportunidad a otro guitarrista. El efímero Mark IV grabó el Come Taste the Band pero es claro que se trata ya de otra banda. La gira fue un desastre y en marzo de 1976 Lord y Paice tomaron la decisión de ponerle un punto final a la banda.

Al poco tiempo Covervale sacó su primer disco como solista White Snake que luego le dio nombre a su banda. Con una clara orientación hacia el blues y las guitarras, Whitesnake se convirtió en una pequeña atracción británica, distanciándose prudentemente del legado púrpura, rivalizando a su vez con Rainbow; en más de una ocasión se produjo un altercando con Blackmore, ambas bandas se disputaban el mismo público. Para 1980, Coverdale y compañía, era una banda muy exitosa en Europa y en sus filas pudo reclutar a Jon Lord y al gran Ian Paice. Pese al aporte del grupo, es claro que la banda tenía un líder y el rol de Paice y Lord se redujo al mínimo causando tensiones pues si bien la banda cumulaba discos de oro, el dinero parecía esfumarse y el mercado estadounidense les era totalmente hermético. Paice salió del grupo el 82 y curiosamente fue reemplazado por Cozy Powell, quien fuera baterista de Rainbow. Jon Lord presentó su renuncia en dos ocasiones pero Coverdale le imploró reconsiderar esa situación y se quedó con la banda hasta el 84, año de la reunión esperada del legendario Mark II.

A finales de los 80, Whitesnake se convirtió en una de las bandas más grandes del planeta, adoptaron otra imagen y un sonido más cercano al metal; conquistaron a los Estados Unidos, y la serpiente blanca se convirtió en un coloso. El disco epónimo de 1987, junto con el Poison de Alice Cooper, es una de las obras maestras del glam. Con ello Coverdale le dio la espalda a su pasado y nunca más quiso tener relación alguna con Deep Purple o con los miembros de la alineación clásica de Whitesnake, a los que fue despidiendo sin ningún reparo. Sin embargo, ese triunfo tenía un sabor amargo, la banda se convirtió en algo demasiado grande y pomposo, tenía un sonido artificial y no es lo que Coverdale buscaba. En 1991, al terminar la gira del Slip of the Tongue, el vocalista decidió decapitar a la serpiente blanca.

Como anécdota, en una de esas sorprendentes asociaciones, Jimmy Page y David Coverdale sacaron un disco en 1993, la colaboración recibió una buena recepción de la crítica pero la gira no cumplió con las expectativas, el proyecto no llegó más lejos; claro que es interesante escuchar a Coverdale cantar canciones como Kashmir o Rock and Roll. El vocalista planeó retirarse de la industria y a finales de los 90 lanzó su gira de despedida. A principios de los 2000, tratando de mitigar el desastre comercial de su disco como solista Into the Light, Coverdale puso en marcha una nueva versión de la serpiente blanca. El proyecto funcionó tan bien que Coverdale decidió reactivar la banda combinando el sonido de los primeros discos con el sonido agresivo de finales de los 80 por el cual es recordado. Desde entonces la banda ha sacado muy buenos discos revitalizando su popularidad e introduciendo al vocalista a un nuevo público.

La muerte de Jon Lord, fue un golpe muy duro; Coverdale colgó un emotivo homenaje en el sitio oficial de Whitesnake y cuando se anunció el proyecto con el fin de organizar un concierto tributo al tecladista, reuniendo a todos los músicos que trabajaron con él, la comunidad purplediana entró en efervescencia. Por razones que nunca fueron esclarecidas ni Coverdale ni Blackmore participaron del evento; fue una oportunidad desperdiciada. Según lo que comenta el propio vocalista el Purple Album, surge de las cenizas de la reunión fallida del Mark III. Es cierto que el 2009, los rumores de una reunión se propagaron por todos los foros de discusión; el propio Lord desmintió la veracidad de las fuentes, aunque el propio Lord también desmintió la posible reunión del Mark II faltando dos semanas para su realización. Blackmore, en varias entrevistas también manifestó la posibilidad de hacer un par de conciertos con sus antiguos colegas, sólo por mantener viva la nostalgia, nunca proyectó una gira. Hughes ha colaborado con todo el mundo y es claro que hubiera aceptado de haberse concretado el proyecto, pero lo que nadie nunca sabrá es quién habría asumido el puesto de baterista.

Creo que la muerte de Lord fue una lección de humidad para David Coverdale y ahora por fin está dispuesto a hacer las paces con su pasado. El disco es muy interesante en sí y como son canciones que he escuchado gran parte de mi vida estoy en la casi obligación de hacer un comentario.

Sin sorpresas el disco comienza con Burn, que al igual que Speed King y Highway Star fue diseñada para abrir los conciertos, es una canción que Whitesnake incorpora el 2004 a su repertorio. La versión de Deep Purple es pura fuerza bruta, la de Coverdale es algo floja, la canción recién cobra vida cuando llega al solo de guitarra. También es claro que Tommy Aldrige no está a la altura de Ian Paice. Burn es una canción muy exigente y si bien los arreglos son interesantes es una versión que funciona mejor en vivo. Es una pena que Gillan nunca haya querido cantarla.

You Fool No One, nunca me ha gustado la versión en estudio, me parece que le falta fuerza; en vivo la cosa cambia y sigo pensado que la mejor versión disponible es la que tocan en el legendario California Jam. Aquí los arreglos de Whitesnake son más interesantes, llevan a la canción por otro rumbo, le dan un toque blues, la versión original es bastante funky, algo que siempre le he reprochado. Sin embargo, el resultado sigue siendo bastante plano; la verdad estoy más curioso por escucharla en vivo.  

Love Child, canción compuesta por Tommy Bolin y tocada durante la desastrosa gira del 75-76; la interpretación que hace Whitesnake es muy similar a la original y confirma mi primera impresión, ninguno de los músicos de la serpiente están a la altura de los púrpuras. Lord lo dijo en su momento, el Come Taste the Band no es un disco de Deep Purple, sin embargo es un disco que se parece mucho al Burn. Sigue siendo uno de mis álbumes favoritos y uno de los que más escucho.

Sail Away, es una canción construida sobre las armonías vocales de Coverdale y Hughes; uno de los aspectos que rescato del Mark III y IV, es la utilización de dos vocalistas. Aquí las voces se complementan muy bien aunque generaron cierta rivalidad: la voz de Hughes siempre opacando a la de Coverdale. Aquí la canción toma otro rumbo y me parece más eficaz. Sail Away es una canción muy atípica, incluso en el vasto repertorio de Deep Puprle, tiene una construcción y una progresión muy extraña; bajo la batuta de David Coverdale, la canción se vuelve más accesible, pudo haber sido un hit.

El Stormbringer es tal vez el disco más melódico que han grabado los Purple, también es uno de los discos que más disfruto sobre todo por el impecable trabajo vocal que realizan. The Gypsy, al igual que otras canciones de la banda, funciona mejor en vivo, es más agresiva, ahí no hay nadie detrás de la consola para exhortarles a bajar el tono. Coverdale recupera los arreglos de la versión en vivo y por ello la canción suena mejor 

Lady Double Dealer, la mezcla del Stormbringer  nunca me ha convencido, es una canción muy parecida a Lady Down Stay Down, comparten la misma estructura y es mucho más violenta en vivo, sin embargo esas dos canciones nunca han funcionando bien en el escenario.  


Mistreated, es una de las canciones más representativas del Mark III y de David Coverdale, por el hecho que la canción fue construida para adaptarse a su voz; es también la canción que provoca la ruptura definitiva entre Blackmore y el vocalista. Rainbow la incorpora en su set-list y Dio la canta muy bien; Coverdale también lo hizo y Blackmore nunca se lo perdonó. Claro que la versión de Whitesnake es muy diferente a la de Purple o la de Rainbow. La versión que más disfruto es la que interpretan en el California Jam de 1974, ahí Coverdale canta con una fuerza y una pasión jamás igualada. Sigo pensado que es la canción que define al vocalista, la versión del Live at Reading de 1980 es excepcional, con Paice en la batería y Lord en teclados y Bernie Mardsen hace un gran trabajo en la guitarra; ese fue el pináculo creativo de la banda. Esta nueva apropiación sigue los arreglos originales y es claro que Coverdale ya no puede cantar con la misma fuerza. Sea dicho de paso Hughes también incorpora esta canción a su repertorio y contrariamente a Coverdale o Gillan, la voz de Hughes sigue igual de potente que en los 70; hay una versión muy interesante que graba con Rata Blanca para un live que salió el 2003.

Holy Man, esta es sin duda la sorpresa del disco y lo es porque es una canción de Glenn Hughes y es la que nunca escucho del Stormbringer; aquí suena mejor y es posible que la escuche con más frecuencia. Si bien debo reconocer que Hughes es un gran vocalista, nunca me ha gustado su estilo vocal.

Might Just Take Your Life, es una canción que Whitsnake incorpora a su set-list habitual entre 1976 y 1978, con Mardsen supliendo el trabajo vocal de Hughes. Al igual que Sail Away, tiene una estructura muy atípica y fue construida para equilibrar las armonías vocales; como en el resto de las canciones del Disco Púrpura, extraño la voz chillona de Hughes.  

You Keep on Moving; el más emotivo de los duetos Coverdale / Hughes, es la canción que cierra el Come Taste the Band y una etapa en la tumultuosa historia de la banda. La canción conserva su belleza original. 

Soldier of Fortune; esta también es una canción que sólo Coverdale puede cantar, sólo él puede sentir el dolor que encierran esas palabras. Creo que la mejor reapropiación de la canción la hace el propio Coverdale en su disco acústico Starkers in Tokyo. Curiosamente Lord y Blackmore también la tocan en vivo, con arreglos bastante similares. Nada nuevo en realidad y para colmo hay dos versiones con diferencias bastante sutiles.  

Lay Down Stay Down; esta canción no funciona sin Blackmore y esta versión no me gusta para nada, es el punto más bajo del disco, casi un agravio.  

Stormbringer, la original tiene un sonido demasiado limpio, en vivo es fuerza bruta al igual que Burn; es un torbellino salvaje. Esta versión tiene lo suyo, es más agresiva; tal como la interpretan pudo haber sido un hit en los 80. 

La edición de lujo tiene dos canciones más: Lady Luck y Comin' Home, pero ambas pierden su esencia sin la guitarra de Bolin. 

El Disco Púrpura, tienen sus cosas interesantes, suena como un típico disco de Whitesnake, Coverdale siempre supo rodearse de buenos músicos y me alegra que haya hecho las paces con su pasado. Todavía sigo esperando una última colaboración Coverdale / Hughes. Con todo, este disco era innecesario, los últimos trabajos de Whitesnake, incluyendo los Live, son muy buenos, creo que hubiera sido más interesante incorporar algunas de estas canciones en vivo. 


2 comentarios:

Machi dijo...

Excelente revisión como siempre querido George,

Whitesnake es una banda a la que nunca le entré como es debido, salvo algunas canciones, probablemente las más conocidas; empero, se que músicos de la talla de Mike Akerfeldt y Dan Swano,seguramente, entre otros, han comentado públicamente que Whitesnake y David Coverdale han sido influencia importante para su desarrollo como músicos y compositores.

Muy interesante saber sobre esta relación Coverdale/Deep Purple... con muchos altibajos y que probablemente posicionan a Whitesnake un escalon por debajo de Deep Purple, pero que no por ello dejan a Coverdale y compañia como una banda pequeña.

Saludos!!!

George dijo...

Gracias Machi

Whitesnake, es una banda influyente y Coverdale es uno de los mejores vocalistas de todos los tiempos; de eso no hay duda. Pero también en muy cierto que la Serpiente Blanca solo es recordada por un disco pese a los esfuerzos de Coverdale por mantener vivo su legado

Saludos