jueves, 9 de agosto de 2012

Ihsahn - Eremita (2012)


Para mi inicial sorpresa, Eremita no continua con el sonido expansivo presentado en After, su predecesor. El sonido de este último es épico y amplio gracias a imágenes de paisajes desolados como los de Marte o Siberia que servirían de influencia, formando un gran ambiente que significaba una especie de relativo fortalecimiento para esta etapa post Emperor.

En contraste con After, en esta ocasión -como siempre sin dejar de lado la intensidad que adquirió en sus días de adolescencia y que aún resurge explícitamente a momentos- Ihsahn se retrae hacia un sonido notoriamente más progresivo. Digo “se retrae” porque decide esta vez, inspirarse de cosas que ocurren más cerca, alrededor o adentro de sí mismo. Esto fue exactamente lo que me chocó al principio, yo esperaba una mayor expansión. Sin embargo, ya con el nombre de este disco uno empieza a darse cuenta que el camino es otro esta vez (Eremita: Latín para Ermitaño).

Dicho esto, no hay mucho que reprochar a Eremita por lo que es. Se puede disfrutar de las peculiares melodías y sobre todo de esa necesidad palpable por parte de Isahn de hacerse escuchar. Del mismo modo, la elegancia y la magistral interpretación siguen siendo parte de la música, sólo que esta vez proyectan percepciones más íntimas, aunque no menos fantásticas, alimentándose de la paranoia para relatar fábulas en blanco y negro e introducir paradigmas cautivantes.

Las voces limpias y los atrapantes, rasposos cantos de Ihsahn, así como el interesante manejo de los riffs, los tiempos y los sutiles arreglos semi folklóricos, dan lugar a una acertada variedad entre canción y canción. Aunque la dirección se mantiene. A esto se añade el saxofón que vuelve a jugar un rol sobresaliente en esta travesía en su cabeza.

El tiempo da respuestas, sólo que no siempre las que esperamos. Ihsahn tal vez nunca pueda liberarse de esa sombra infinita llamada Emperor. Aún así, con una media sonrisa se asimila esta propuesta que se desenvuelve a su manera, que se manifiesta más bien como metal de fisionomía contemplativa pero dinámica, de esos que sirven para alimentar la mente. Más rebelde que nunca, paradójicamente, Ihsahn parece rendirse dulcemente ante la madurez.

6 comentarios:

Krups dijo...

Más allá de la sombra enminente de Emperor (long live \m/), Ihsahn es un gran músico que se atreve a experimentar y lo demuestra con cada disco. Fiel seguidora de este master...

Sebas dijo...

Es cierto Krups, desde siempre, ningún disco es igual al otro ... Maestro!

Machi dijo...

Excelente review Sebas, a mi igual este disco me gusto muchísimo, que maravilla que se le haya hecho una mencion en el Abismo, lo merece.

Es cierto que cada vez pareciera que Ihsahn se vuelve más y más introspectivo, pero me parece correcto en este caso, ya que le permite conocerse y hacer lo que realmente quiere musicalmente hablando. Igual considero que de los ex-miembros de los poderosos Emperor, es el que mejor a lidiado con su brillante pasado.

Vale "Eremita" tanto como para estar firme entre mis discos favoritos del año.

Saludos!!!

Sebas dijo...

Gracias Machi, interesante tu perspectiva, tienes razón que es una buena manera de conocerse a si mismo. En general este cuate esta en un nivel superlativo! Hasta ahora está firme en mi Top también...

Dieguex dijo...

Muy buena revisión, verdad que la disfrute.

Este es un disco que se me paso, pero creo que vale la pena retomarlo!!!

Un abrazo

Sebas dijo...

Gracias Dieguex, en serio. Entrale!

Abrazo a todos