jueves, 1 de diciembre de 2016

Metallica - Hardwire... to Self-Destruct (2016)


Metallica es tal vez la banda más polémica de la escena metalera y cada disco genera las mismas controversias. Metallica es la banda que ayudó a cimentar un género y luego viró al rock ante la más sincera consternación. Los cuatro primero discos son joyas del metal, de la crudeza del Kill’em All a la complejidad conceptual y musical del …And Justice for All; de hecho el único reproche que le podemos hacer al And Justice es la pésima producción. Si no fuera por ese detalle, que no es menor, podríamos decir que es el mejor disco de la banda. Después de esa gira estaban exhaustos y le dieron otro enfoque a la composición, más simple y a la vez más accesible. Creo que todos recordamos el impacto que tuvo el disco epónimo, fue una movida acertada pero Metallica dejó de ser una banda de metal, ruda y agresiva, para convertirse en una banda más convencional, suavizando su estilo y su imagen; algo imperdonable para muchos fans.

  
El Load y Reload nos tomaron desprevenidos, más que el sonido, la imagen que mostraban se alejaba por completo del ideario metalero. La banda más grandiosa en su momento, caía en el conformismo y la banalidad. No son discos malos, pero fue una movida demasiado arriesgada y el mundo del metal todavía no les ha perdonado. Siendo justos, esa segunda etapa no es tan mala como se la quiere pintar; pero genera un contraste muy fuerte con la bestialidad de los primeros discos. El Garage Inc. provocó la misma sensación: esta no es la banda grandiosa de los ochentas. Es cierto, los discos de covers no siempre funcionan, rara vez lo hacen, pero es un disco que disfruto y lo escucho con frecuencia. En lo personal creo que los Metallica viraron hacia al rock porque ya no eran adolescentes llenos de ira, habían madurado y comenzaron a explorar otro tipo de música, tampoco los podemos culpar por eso. Pero ese disco no fue bien recibido por los fans y tampoco lo fue el S&M, disco que fue vapuleado por todos por igual. A mí me gusta y lo sigo escuchando. 


Para finales de los 90, Metallica no era ni la sombra de lo alguna vez fue; era una banda desgastada, profundamente criticada. El St. Anger fue grabado en condiciones muy difíciles; desacreditado de manera casi universal podemos decir que por consenso es el peor disco de la banda. Pero tampoco es un disco tan malo, considero que todos los discos desde el epónimo son muy largos, y ese es el principal problema; el St. Anger tiene sus grandes momentos, es bien agresivo, la idea era esa sonar crudo, como en un ensayo. El disco es muy plano, casi todas las canciones se parecen y después del minuto cuarenta se vuelve muy repetitivo. Creo que pudo haber sido un disco genial, pero los Metallica no saben filtrar sus canciones y sacan discos largos y no muy eficaces. Por ello, el formato del LP es más atractivo, son cuarenta minutos, entonces en el producto final solo entraban lo mejor de la sesiones de grabación. El formato del CD, con sus ochenta minutos, es inmenso después de todo y no es siempre prudente llenarlo. El mismo error está presente en el Death Magnetic, y es un regreso con fuerza a un sonido más clásico. El disco es muy bueno pero tiene dos problemas: es largo y el sonido no es de buena calidad; suena mal, suena demasiado fuerte provocando una distorsión y es una pena, pudo haber sido un disco genial. 


Si el Death Magnetic no fue recibido de la mejor manera por los fans, es porque han perdido confianza y es muy difícil recobrarla, hagan lo que hagan, nunca podrán recobrar el estatus que tenían a finales de los ochentas. Es la más representativa de las Big 4, y sea dicho de paso las otras tres no andan mejor, el último disco de Slayer es bastante flojo y poco imaginativo, el de Megadeth no termina de despegar y el Anthrax, a mi juicio el mejor de los cuatro, suena bastante bien pero hoy en día hay mejores bandas de thrash. Los discos de Testament, Sodom o Destruction me parecen más sólidos. El Hardwire… to Self-Destruct, no solo tenía que lidiar con todo eso, también lo tuvo que hacerlo con el desastre que fue el Lulu, tal vez el disco más extraño de la banda. Quien lleva la dirección musical es Lou Reed y Metallica es la banda de acompañamiento; es una asociación muy bizarra y no funcionó muy bien, pese a que también tiene sus grandes momentos. El Hardwire de entrada tiene demasiados puntos negativos pero no es un mal disco, sigue la línea musical del Death Magnetic, tienen una mejor producción aunque sigue siendo muy largo. Creo que haberlo empaquetado en dos discos fue una decisión certera, nos da la oportunidad de escucharlo con una pausa y lo hace más digerible. 


A nivel musical creo que combina elementos del St. Anger y del Death Magnetic. Hardwire, el primer single además, nos dejó escépticos; es una crudeza muy similar a la del St. Anger. Pone el tono del disco, es un Metallica más pesado y se confirma con Atlas Rise, una canción mejor lograda y que despertó mayor esperanza. Es el patrón que sigue el disco, pero si el Death Magnetic tenía sus sorpresas, el Hardwire es un disco bastante plano, todas las canciones tienen un sonido muy similar. El primer disco tiene cosas interesantes pero nada sobresaliente. El segundo disco comienza bastante bien, pero pierde fuerza y mantiene el mismo patrón, algunas canciones interesantes y otras no tanto. Lo que le agrega mucho al disco, son los videos y lo convierte en una experiencia visual, más interesantes que escuchar a una banda tratando de recrear su pasado sin mucho éxito. Después de ocho años de espera, esta nueva entrega no satisface las expectativas, creo que el Death Magnetic merece más atención, es un disco mejor logrado, aunque los problemas con el sonido me desalientan a escucharlo. Nada nuevo en el horizonte entonces; la edición de lujo tiene un disco más, comienza con Lord of Summer que salió como single el 2014 y sonaba bastante bien en ese momento; las siguientes son canciones que salieron en varios tributos, la que se destaca es Ronnie Rising Medley, extraída del This is Your Life uno de los mejores discos tributos que he escuchado. 


Lo que cierra el disco tres es un live y Metallica tiene bastantes grabaciones en vivo, no le agrega nada y es casi una decepción. Sin ser un disco malo, el Hardwire… to Self-Destruct tampoco es la gran revelación del año. Si la banda sigue siendo una atracción en vivo, la época de gloria quedó en el recuerdo.  



11 comentarios:

Sebas dijo...

George , como siempre, el review está estructurado excelentemente y es un buen detalle enfocar el texto en su carrera desde el And Justice… Donde empieza a atisbarse la polémica.

Pocas cosas que reprochar verdaderamente, pero como sabes, tendré que desarrollar unos cuantos comentarios, siendo que al destacar vos como escritor, hay mayor libertad para criticarte y armar discusión, lo que es bueno para todos ;) . Además que se trata de Metallica.

El mejor lugar para publicar por primera vez este artículo es sin dudas el Abismo. Sin embargo me parece que seguir ahondando detalladamente en la debacle histórica de Metallica en una página como esta, puede llegar a ser un ejercicio un poco predecible en sí mismo. Es decir, decenas de años de la “crisis” de estos señores y llegar a una conclusión que se repitió hasta el infinito en todas las plataformas habidas, durante décadas. Claro estás en todo tu derecho, pero por ejemplo, un punto interesante que casi tocas, es el hecho de que no sólo Metallica decayó. Me pregunto si alguno de nosotros es apasionado del thrash metal moderno, sea la banda que sea, nueva o de la vieja guardia, discos nuevos. Ni si quiera el Dieguex. En vivo seguramente que sí, igual que en el caso de Metallica, como bien dices, pero no mucho más. Pareciera que la tendencia del metal no va por ahí por ahora. Da la impresión que la experimentación no encaja bien en el estilo que estos señores explotaron en su juventud y eso se nota más en el caso del disco con Lou Reed. En realidad siempre se necesita un culpable en los desastres y cual mejor que la banda que una vez fue líder carismática de la revolución, convertida públicamente en traidor absoluto de la escencia del thrash.

Un disco de rock con toques de thrash donde Hetfield retomó la confianza. Es verdad que es un poco plano, sin embargo me parece que existe una cantidad decente de canciones más que rescatables. Lo suficiente para ser un buen disco y ahí es donde entro en otra dimensión después de tanto tiempo. No puedo creer que esté afirmando que el nuevo disco de Metallica tiende a ser bueno. No fenomenal, no revolucionario, bueno. Para mí, luego de tantos desaires, eso es suficiente a estas alturas con estos señores y por eso defiendo a este disco.

George dijo...

Querido Sebas, es cierto que lo de Metallica todos lo conocemos, pero a mi me gusta contextualizar, es mi defecto como escritor. El thrash sin duda alguna se estancó, al igual que otros géneros. El Hardwire tiene sus cosas interesantes no lo niego, hay un par de temas que me gustan pero a mi más gustó el Death Magnetic, y a ese disco si lo defiendo, ese entraba en el top de cabeza. El Hardwire me parece que da un paso hacia atrás. En pocas palabras después de todo lo que se ha escrito sobre la banda, creo que todos sus discos tienen cosas rescatables, el Load y el Reload suena muy bien, ese medley de Mercyful Fate, fácil está entre las diez canciones que más escucho de Metallica, junto con The Outlaw Torn, Some Kind of Monster, The End of the Line y Pumping Blood. No me parece un legado tan desastroso como muchos aseveran. Un abrazo, Sebas

Machi dijo...

Si, bien George como siempre, Metallica toca fibras que poquísimas bandas lo hacen, por eso mismo hay tanta división entre los fans, es esa pasión la que hace que la cosa se divida tanto.

Una banda con cinco discos seguidos fundamentales a su manera en el metal (para mí el negro si entra), y no solamente en su discografía (eso es evidente), pero en el metal en general... es mucho legado... la vara es muy alta para los demás, pero principalmente para ellos mismos. Concuerdo con el Sebas en eso de la caída del género thrash de los ochentas, pero creo que eso sucede con casi todo y en el metal también obviamente...

Una de las claves de la cultura misma es la dinámica, y en la música, quien no logra adaptarse (a su manera) a estos cambios, tiende primero a flaquear y finalmente a desaparecer si es que no fluye y se adapta de manera natural.

Es en este sentido para mí, que Metallica flaqueó y fuerte; a partir del los Loads esta adaptación para la banda demostró que no sería fácil, a pesar de las estéticas clichés e intentar seguir en el pico de la ola, (a mi parecer, acá la batuta del Ulrich fue algo nefasto para la banda) cada disco fue una tarea muy difícil para the four horsemen, con cosas buenas, malas y muy malas entre medio evidenciando así ya la poca naturalidad se la movida...

Así llegamos a este Hardwired... Desde ya, y como lo hablamos, hacer un disco doble es demasiado arriesgado si no tienes el material suficiente para que tus dos discos sean igual de sólidos, sino, tranquilamente acabarás con la fácil observación de que con solo un disco con lo mejor de los dos bastaba. Desde ahí el Hardwired no es top de este año para mí, hay varios discos que están por encima tranquilamente, debido justamente a que hay canciones con las cuales no pasa nada y están simplemente de más. Ahora, en comparación a sus otros discos, este disco sí es mejor, las seis canciones que decía que me habían gustado, Atlas Rise (la que más me gusta), Moth Into Flame, MunUnkind, Here Comes Revenge, Murder One y Spit out The Bone habrían sido suficientes...

En todo caso, me parece bien que de vez en cuando, aunque en este también se hayan quedado cortos... estos cuatro se acuerden de la banda que llegaron a ser: tal vez la última de las grandes grandes de verdad...

Abrazos


Sebas dijo...

Machi la Halo on Fire es muy buena igual... el final sobretodo me recuerda a Baroness en su momentos más triunfantes.

Machi dijo...

Si, inclusive en la Moth into Flame le siento rasgos de Baroness, y también Maiden (como claramente descubrió el Dieguex) en varios pasajes del disco, pero hilando más fino...

En la Halo se tardan más de 5 minutos medio planos para llegar a eso... no se che, puede ser en todo caso que con esa más ya tenías disco, pero y las demás... son por lo menos cinco canciones que no funcionan para mí...

Dieguex dijo...

Muy buen review George!!!

Bueno, ahora me toca a mí, así que vamos…

Siempre se disfruta de tus revisiones. No sé, a diferencia del Sebas, a mí también me gustan los contextos, a veces con bandas pequeñas no importa mucho, pero al tratarse de Metallica, creo que es más que obligatorio dejar bien claro el contexto, para así entender de donde viene Metallica y donde está ahora!!!

Es cierto que a lo largo de todos estos años, se ha escrito mucho del tema, sin embargo, siempre hay una particularidad: el enfoque y la vivencia de cada uno, de quien la escribe y en este caso, es el contexto pero con la mirada propia del George.

En mi caso, más allá de mis inicios sabidos con Maiden, en cierta manera yo provengo de la escuela del Thrash, yo empecé todo este camino con Kreator, Metallica, Destruction, Overkill, Slayer, Forbidden, Sacred Reich, Megadeth, Nuclear Assault y todas las bandas de esa época.

Es cierto que este género, se estancó a mediados de los 90, la mayoría de las bandas, se quedó ahí y allí siguen hasta el día de hoy. Muy pocas bandas evolucionaron hacia algo nuevo, con miras a los 2000, y no todas las que lo hicieron llegaron a buen puerto. Por ejemplo, a partir del Renewal, Kreator se reinvento por completo y se fue para otro lado, sin perder ni su horizonte ni su identidad; Coroner o Voivod siguieron caminos similares; Testament viro hacia el death metal con muy buenos resultados; Megadeth, que si bien siguió una línea más accesible, se mantuvo relativamente fiel a sus principios por unos buenos años más… el asunto es y será Metallica.

Me sumo a lo que ya se comentó, para mí el “… And Justice” es el último disco de Metallica. Es una maravilla de disco. Ahí discrepo con el George, la producción no es mala, otra cosa es que fue producida entre una lucha de egos, quien sonaba más, Lars o James. Lastimosamente ese pequeño detalle empaña la obra general de un disco que podía haber sido brillante. Si bien el disco Negro es un gran disco, con una producción alucinante, ya es otra cosa. El concepto mismo es diferente. Fue compuesto con otra lógica: ser un disco masivo. Tenía que ser un disco lleno de hits. Y eso tenía cierta implicancia, tenía que sobrepasar las fronteras del metal.

No puedo negar que en su momento el disco Negro me haya fascinado, de hecho hasta el día de hoy es un disco que escucho de tanto en tanto, aunque no con tanta frecuencia como el And Justice. Sin embargo, a partir de allí, Metallica se convirtió en otra cosa. Los Loads están impregnados de la moda alternativa de los 90, ni si quiera innovadora y progresiva, era lo que estaba de moda y Metallica quería estar de moda. AC/DC no lo podría explicar mejor “Tailored suits, chauffeured cars, fine hotels and big cigars, up for grabs, all for a price”. Precisamente esa era la vida que llevaba Metallica y ese fue el precio que tuvo que pagar. Y como bien dice el Machi, gran parte de todo esto es gracias al Lars Ulrich.

Ahora bien, el thrash metal siempre se ha caracterizado por tener cierta radicalidad y bajo esta óptica, resulta imperdonable que Metallica se haya vendido. Posiblemente las generaciones que empezaron a escuchar Metallica a partir del Load, van a seguir alucinando con todo lo que vino después hasta el día de hoy. Los antiguos seguidores, van a seguir esperando con añoranza a que Metallica vuelva a ser lo que fue...

Dieguex dijo...

Volviendo al tema central, al “Hardwire”, es un disco que no me termina de convencer. Creo que todos coincidimos en esto, no es un disco malo, pero tampoco es el disco del año, y mucho menos uno de los mejores discos de Metallica.

No sé si me parece pretencioso o forzado haber tratado de sacar un disco doble, incluso me suena a algo así como: “Si Maiden pudo sacar un disco doble, por qué nosotros no”. Sé que puede sonar ridículo lo que estoy diciendo, pero quien sabe si de verdad las cosas van por ahí. A mí por lo menos, me parece una casualidad muy extraña.

Lo que más me gusta de este disco, es la manera de cantar del Hetfield. Del Big four siempre fue mi vocal favorito y en este disco, realmente canta como no lo hacía hace mucho tiempo. También es cierto que el disco trata de volver a los orígenes, por momentos suena al “Kill em all”, o incluso al “Masters”. Hasta en su ideario, no es casual que Cthulhu vuelva a surgir de las profundidades. Como bien decían, tiene cosas que lo jalan al metal de los 80 a sus orígenes, ciertas reminiscencias a Maiden o a Mercyfull, pero por otro lado no se aleja mucho del sonido de sus últimos trabajos. Estoy de acuerdo con lo que leí en alguna revisión que decía “en este disco, Metallica tiene la mirada en el Kill em all, pero tiene el corazón en el Garage days inc.” Y puede que tenga razón.

Posiblemente este disco sea un paso importante y quién sabe si algún día Metallica vuelve a ser lo que era antes, y sin tener que demostrar nada a nadie. Sin embargo, creo que Metallica seguirá en esta línea de rock más comercial, simplemente porque no le interesa perder este estatus ante un público más masivo. Dentro de los tops generales de música más de pop en general, este disco seguro que va a estar bien arriba en la mayoría de ellos, no así en los tops de metal. El día que Metallica haga este rompimiento, seguramente perderá en ventas y en popularidad a nivel mundial, pero innegablemente volverá a recuperar el respeto y su sitial como una de las bandas más importantes del metal.

Un abrazo

Sebas dijo...

Cuando acuso una conclusión predecible, no estoy criticando la contextualización, Dieguex; es obvio que es necesaria.

Mi primera crítica es más bien la falta de contextualización puesto que todos estamos de acuerdo en que el thrash se cayó como estilo y eso no quedaba tan claro en el review.

En segundo lugar, pretender que esta banda vuelva a ser lo que era antes es un ejercicio tan insulso como patear un muerto. En este sentido está bien pintar matices como lo hizo George, con respecto a la carrera de Metallica después del Black album. Sin embargo, creo que también se debería analizar este disco aisladamente, para así poder librarnos de ciertos prejuicios que tenemos todos los que vivimos la comercialización salvaje de Metallica y así no llegar a las mismas conclusiones predecibles.

George dijo...

Metallica siempre es un tema de discusión y da para mucho; yo no quise ahondar en el tema del thrash porque tenemos un ejercicio pendiente y ahí podemos reflexionar más sobre el género.

El punto es que todo disco forma parte de un proceso creativo, y el Hardwire no existiría sin el Death Magnetic y el St. Anger. De esta segunda etapa creo que el Death Magnetic es el más sólido. Es difícil no hacer una comparación y en relación a la cantidad de música que ha salido este año, el Hardwire se queda bien corto.

Krupskaia Peredo dijo...

Un buen artículo George! y un buen trabajo de contextualización por parte de todos.

Bueno como mencioné antes, para mi este disco es más un producto de marketing que un discazo, empieza decentemente pero ya el segundo tema es nada novedoso, el tercero que dura 7 minutos! lo vuelve aburrido. Escuché los tres discos hast el final, leí lo que me mandó el Sebas y luego de toda esta discusión, es un disco que sabe a poco. Metallica no es obviamente ya una banda de thrash y menos este disco, que es más rock con diferentes matices. pero eso si, hay temas que como que jalan hacía atrás, un par, quizás dos o tres. Y si, los videos le dan sin duda un plus, rescato el tributo al Lemmy. Que hayan hecho tantos videos y buenos, es rescatable pero solo muestra el nivel de recursos que tienen. Y bueno, Metallica es lo que es gracias a intensa presencia en los medios.

Si concuerdo en que el thrash como tal, tuvo un declive, si bien hay bandas interesantes y muy buenas aún en vivo, no es algo que me interese coleccionar más digamos.

Que sus mejores discos hayan sido producto de su juventud y rebeldía y que ahora ya maduros compongan estos temas, no me parece real. En todo caso si como banda no tienen mucho más que ofrecer entonces mejor dar un paso al costado y dejar un buen legado. Obviamente sus intereses eran/son otros.

Yo no espero que vuelvan a sacar un Masters, de hecho espero que nunca lo hagan, para qué hacer lo mismo? No sería mejor que hagan otra cosa? No me considero de las metaleras que no les perdona su cambió radical o algo por el estilo, no escucho más sus discos simplemente porque hay mejor música que escuchar.

Sigo pensando que mi disco favorito es el Masters, fue el primero de ellos que escuché y nunca olvidaré el impacto que tuvo en mí, que sea su mejor o no es irrelevante, de hecho no escucho más que sus primeros cinco discos. Que Metallica haya dejado su look metalero rebelde tampoco es relevante, lo que dejó simplemente es, de ser una buena banda a costa de mantener su estatus de rock stars.

Sebas dijo...

Concuerdo contigo en todo Krups, menos en tu apreciación del disco. Para mi es Top de este año. Como leí por ahí, este álbum está más enfocado y más desarrollado que los últimos discos que sacó esta banda. En todo caso sabemos que es un tema subjetivo.