miércoles, 21 de septiembre de 2016

Deep Purple – Long Beach 1976 (2016)



La desastrosa gira de 1975/1976, es un periodo que me fascina; tanto así que lo convertí en cuento (El último vuelo del Fénix). Hace seis años ya, el primer artículo que escribí para el Abismo fue sobre el Come Taste the Band (link del post) y ahora que estamos de aniversario creo que es propicio retomar esa línea narrativa. Para una banda que construyó su reputación en los escenarios, fue una sentencia de muerte. Tommy Bolin pudo encajar en Deep Purple y ahora sabemos que la banda puede funcionar muy bien sin Ritchie Blackmore; pero en ese entonces era mucha la presión y Bolin no supo cómo manejarla. Se dejó cegar por sus adicciones; el resultado  lo sabemos, el colapso de la banda y la muerte del guitarrista. 

Desde hace ya algunos años earMUSIC y Edel Records se embarcaron en la tarea de reeditar parte del catálogo de la banda bajo el rubro de Live Overseas Series. Nada nuevo en realidad. La únicas rarezas de la serie son el Long Beach 1971, el único documento que tenemos de la gira del Fireball y el Graz 1975 aunque muchas de las canciones fueron utilizadas en el disco Mk III the Final Concerts. Si bien hay una clara mejoría en la calidad del sonido y muchos de estos conciertos tienen material extra, eso sin mencionar que el packing está muy bien diseñado, sigue siendo bastante decepcionante pues lo que esperamos con ansias es material nuevo.

El Long Beach 1976 muestra muy bien todo el potencial del Mk IV. Paice es una máquina endemoniada, nunca más tocaría la batería con esa furia; Lord, un poco más discreto, que en otros conciertos es quien lleva la batuta; Hughes como siempre desbordando de entusiasmo, tal vez se le pasa la mano cuando chilla en el micrófono pero es el mejor bajista que ha tenido Deep Purple; Bolin fue un gran guitarrista y un gran compositor, aquí suena muy bien y realmente es una pena que no haya podido controlar sus adicciones; Coverdale es uno de los mejores vocalista de todos los tiempos y en cuestión de meses tomó el control de la banda para reclamar para sí el sitial de Ian Gillan, aquí no me gusta mucho como canta. Coverdale y Lord lo intuían, por eso se muestran distantes, desmotivados. Coverdale canta más por obligación. 

No obstante, este es uno de los documentos más interesantes en el enorme catálogo de la banda. Le hace justicia al nombre de Deep Purple, salvaje y ruidoso; queda claro que el riff de Burn sólo lo puede interpretar Blackmore, hay suficientes versiones en vivo que dan testimonio de ello. Cuando Bolin lo hace no tiene la misma agresividad, no es su estilo pero comienzan una gran versión de Burn, con los solos invertidos, primero ataca Lord y luego Bolin entra a la batalla y la verdad es que me encanta la forma como toca el solo. Lady Luck, funciona muy bien en el disco, en vivo creo que la podían haber omitido; por cierto Coverdale canta horriblemente mal en esta versión. Gettin’ Tighter, es uno de los puntos más destacados del concierto, ejemplifica muy bien lo que era Deep Purple: las extensas improvisaciones, un sonido más rudo y potente que su contraparte en estudio, con Bolin y Hughes intercambiando solos; si algo define al Mk IV es está canción. Love Child funciona muy bien en vivo y Jon Lord hace un gran trabajo, le da mucho cuerpo a la canción; ahí queda claro que Bolin y Lord podían complementarse muy bien. 

Antes de la gira se discutió mucho sobre las canciones que podían y deberían entrar en el set; Hughes nunca estuvo muy cómodo tocando canciones del Mk II, Bolin tampoco se sentía muy cómodo interpretando las canciones de Blackmore, pero llegaron a la conclusión que no podían obviar esa etapa de la banda. Smoke on the Water, la canción más emblemática y uno de los himnos del rock, suena muy diferente aquí, pero no es una mala versión, Coverdale canta muy bien, siempre me gusto que Coverdale cante el primer verso, Hughes el segundo y que juntos retomen el primero. Bolin parece confiando cuando la toca pero la segunda parte de la canción, con Hughes chillando una versión de Georgia on my Mind no me parece una buena elección. Pese a ello, es una excelente versión, muestra todo el potencial de la banda.

La sorpresa de la gira fue Lazy, la incorporaron pues es una canción más al estilo de Tommy Bolin, suena muy diferente también, pero Bolin hace un gran trabajo y reemplaza a You Fool no One en el set; comienza con un solo de teclados bastante raro, no me gusta mucho lo que hace Lord aquí, me impresiona más la brutalidad que mostraba durante el Mk II, no es un despliegue técnico, es una exploración de sonidos que a ratos se torna tedioso; después viene el solo de batería, muy sólido como siempre, me encanta el sonido de la batería de Paice en este periodo y luego enganchan con una de las canciones de Bolin, Homeward Strut. Encaja muy bien en el estilo del Mk IV y cierra el primer disco. Sin duda es un gran set y la banda está en muy buena forma. Lo complicado sin duda es adaptarse a este sonido, no se asemeja para nada a lo que fue Deep Purple el 72, por citar un ejemplo; tiene reminiscencias de esa otra banda y es lo que explica, en parte, el fracaso de este line-up, lo otro fue su inconstancia; unas noches funcionaba muy bien y las demás era un desastre. 

This Time Around abre el segundo disco; tampoco me parece una buena elección, es la única canción compuesta por Hughes y Lord pero en estudio suena mucho mejor, aquí es más un ejercicio vocal para Hughes y su voz me irrita, la segunda parte de la canción, Owed to G, la única compuesta únicamente por Bolin, muestra muy bien las habilidades del guitarrista. Le sigue un solo de guitarra muy raro, Bolin titubea, no sabe muy bien por dónde ir y esos detalles le costaron muy caro, el público nunca le perdonó esos errores. Para 1975 Blackmore fácilmente era uno de los cinco mejores guitarristas, Bolin no podía competir en esa categoría. El resultado no fue tan desastroso, pero se tiene un mal recuerdo de esa gira; y sin embargo aquí está la mejor versión de Stormbringer. La canción cobra otra dimensión y Bolin hace un gran trabajo, lo que me gusta en Purple es la improvisación, la forma como cambian las canciones en el escenario. Es una excelente manera de cerrar el concierto, tomando una canción de Blackmore pero adaptándola al estilo del Mk IV; la banda vuelve a escena para una canción, una reapropiación de Highway Star que da la impresión de ser otra canción, hasta le cambian la letra, algo que nunca fue del agrado de Jon Lord. Sin duda este es  el mejor concierto que tenemos del Mk IV. 

En esta edición, al igual que en las anteriores, hay tres canciones extras: Smoke on the Water, Going Down y Highway Star, tres versiones interesantes y es una pena que no dispongamos del concierto en su totalidad, sería más interesante escucharlas en ese contexto. En realidad esta reedición, junto con la serie, son una gran decepción; sabemos que existen más conciertos del Mk IV, incluyendo el famoso concierto en Miami 1976, que nunca fue editado pero que sigue circulando por ahí. Uno de los aspectos más interesante de esta gira era que el set cambiaba con bastante frecuencia, entre el Tokyo 1975 y el Long Beach 1976 hay una clara diferencia en el set y también el sonido, en el concierto de Tokio, Bolin no estaba en su mejor momento y deja un vacío incómodo en el sonido. El otro documento que salió de la gira es el Phoenix Rising, un documental muy bien hecho, con testimonios de Hughes y de Lord, narra muy bien la autodestrucción de la banda. Con ello se cierra un capítulo hasta 1984, pero esa es otra historia y en su momento también le daré continuidad.  


2 comentarios:

Machi dijo...

Brutal el artículo querido George!! Deep Purple es una de las bandas claves para el rock y metal mundial, de ahí que me encantaría poder conseguir el documental "Phoenix Rising", debe estar interesante.

Un fuerte abrazo!!!

George dijo...

Gracias querido Machi, el documental es muy bueno sin duda, te lo paso uno de estos días...