martes, 9 de junio de 2015

Review - HELLFEST '14 (Francia)

Entrada a los escenarios
Mi curiosidad, además de crecer luego del post sobre el Hellfest en Francia, fueron compartidos con el Andy y así decidimos visitarlo. Al saber las bandas(!) que podríamos ver, nuestras ansías no solo aumentaron y planificar el viaje se complicó, no sabíamos exactamente... que esperar!. Intentamos tomar el bus del festival que pasa por nuestra ciudad pero ya estaba lleno, comprar pasajes en tren unas semanas antes era muy caro al igual que viajar en avión. Por suerte encontramos los últimos sitios libres un tipo van en el que viajaban otros metaleros.

Entrada al Hell City Square
Llegamos muy temprano el 19 de Junio, viajando más de 10 horas (unos 1000 km cruzando Francia de este a oeste), sin saber primero que los peajes en las carreteras harían del viaje no solo más cansador por las interminables paradas y cobros, sino que además deberíamos esperar hasta las dos de la tarde porque recién hasta entonces se abrirían las puertas. No es permitido ingresar en vehículos, por lo que se debe cargar todo lo que uno lleva hasta la zona de camping, después esperar a paquear los vehículos en una interminable cola, para luego seguir esperando al frente de la entrada principal. 

Luego de "broncearnos" bajo unos 30 grados, habían alrededor de la puerta, calculo, más de mil personas. No hay distinción de zonas, todos acampan juntos y es por eso que la gente se desespera por entrar y escoger un lugar cerca de la entrada a los escenarios. Unos delegados de nuestro grupo tuvieron la misión de correr con la multitud y encontrar este lugar, los demás nos quedamos en la nueva cola que entraba lentamente... después de recoger nuestros pases, pudimos finalmente acampar y descansar un poco, mientras se veía a gente de toda Europa y lugares más lejanos, acampar a nuestro alrededor, en varios casos señalando su procedencia con una bandera en lo alto de un mástil, en este provisorio hogar.
Hell City Square
Durante el primer día solo están abiertos bares y un tipo de discoteca, ubicados en el denominado Metal Corner.  Desde ahí ya se admiraba un poco la imponente decoración. Primero, entramos por una calle que lleva al Hell City Square donde queda además el Extreme Market, más allá se podía ver la entrada al área del festival, que se asemeja a una catedral (ver foto al inicio de este post), así, no quedaban más ansias por ver lo que vendría después.
Hell City Square
Al día siguiente, y como en el viejo oeste con una superficie cubierta de tierra (se entendía porque mucha gente llevaba protectores o una bandana en la nariz), no había mucho tiempo para visitar las demás atracciones, así que decidimos que lo haríamos entre las pausas entre bandas. Otras ya habían empezado a tocar y no queríamos perdernos de nada. Eran ya más de las 10 am y luego de tomar un café muy malo de un kiosquito en el camino (es mejor llevarse café aunque es prohibido prender fuego en el área de camping o bien comprarlo en un lugar fuera del festival), llegamos al Valley para ver a Conan.

Conan
Que más decir de ver a una banda tan dura a tan tempranas horas, sonido y escenarios impecables, por momentos uno olvidaba que era de día "afuera", el cuello empezaba una maratón de la cual no tenía ni idea en que acabaría, al son de "Crown of Talons" me iba enterando como funcionaba el proceso para poder sacar fotos, había que hacer cola... que novedad.

Luego de la primera dosis de headbanging, decidimos dar una vuelta. El festival cuenta con seis escenarios, dos Main Stage (01 & 02), gigantescos y situados en una inmensa área tipo anfiteatro, es decir que por más que uno no llegue a estar adelante (lo cual es muy difícil a menos de esperar por una banda un par de horas), se puede ver los escenarios desde las cumbres que los rodea, ahí están: la venta de merchandise oficial de las bandas, los balcones VIP y en medio de ambos stages, un tanque(!).

Downfall of Gaia

Hay dos escenarios dentro de una carpa gigante: Altar y Temple, donde tocan en su mayoría las bandas de black/death, y frente a estos el Valley en otra carpa más pequeña para bandas doom, stoner, psy-rock y que por obvias razones, se convertiría en nuestro favorito. Y detrás de los escenarios principales, más allá, queda el Warzone para bandas más groove, punk, hardcore.

Volvimos al Valley para ver a Caspian, una banda de rock instrumental de Massachusetts, con claras influencias Mogwai, nada mal. Para mi la sorpresa fue la siguiente banda, Downfall of Gaia, era la primera vez que los veía y solo había escuchado buenas críticas. Así estos alemanes, lograron un ambiente bastante intenso con su sludge/post metal y pasajes atmosféricos bien estructurados.
Gigante cruz en medio del patio de comidas
En un "descanso" para ir a comer, solo pudimos una hamburguesa al paso porque no había cola ahí, algo que tampoco me gustaría volver a probar. Luego aprendimos que lo mejor era ir al patio de comidas, que quedaba alrededor de una gigante cruz roja donde a pesar de las colas se podía definitivamente comer mejor. Volvimos para ver a Royal Thunder, el lugar estaba repleto y solo pudimos escucharlos desde muy detrás, un buen show de lo que pude apreciar. Entre movernos para ir a ver a Therapy? en el Main Satge 01, que vimos igual o peor de lleno, solo pudimos escuchar de lejos un poco. Decidimos volver para ver a los conocidos Kadavar. Tampoco había visto a estos alemanes, pero su Psychedelic/Proto Rock, lograron mi atención al igual que la de todos, sus shows son 100% feeling, gran baterista!.

Kadavar
Era necesario descansar, nos dimos una vuelta para ver a Rob Zombie desde las pantallas, era más show pero nadie puede negar el gusto de escuchar "More Human Than Human", como cover de White Zombie por el mismísimo Rob! y eso que no soy fan de covers. Al volver para Kylesa, misma historia, repleto, así que nos quedamos atrás escuchando, no tenía necesidad de verlos y al escuchar "Unspoken" solo aproveché para cargar baterías.

Ya habían empezado a tocar las cabeceras de cartel, no había duda de que queríamos ver aunque sea de lejos a Iron Maiden, no entendía porque el Andy nunca los había visto siendo que él ha visto a tantas bandas, pero bueno, desde una lejana cumbre y con la ayuda de las pantallas, los vimos. Yo estaba viéndolos luego de más de 10 años (show en el que estar adelante significó que sintiera que me iba a morir el en mosh, por suerte perdí solo una zapatilla). No tengo dudas que sigue siendo una de las bandas cabezas del movimiento global, es casi imposible no sentir la emoción y su energía cuando tocan, más allá de lo comerciales que se han vuelto.
Vista panorámica de los bares y su decorados
Volvimos al Valley para ver a Godflesh, había que cruzar de un extremo a otro, ya allí nos enteramos de que iban a tocar luego de los Wizards, así que era eso o perderse Kvelertak (en el Warzone que quedaba al oootro extremo), maldición. Mientras volvimos para ver lo último de Iron y Slayer empezaba ya a tocar, aprovechamos un poco para ver a nuestro alrededor, era impresionante lo que pasaba justamente frente a los escenarios.... (ver foto vista panorámica).

Electric Wizard
Así, entre un ambiente que parecía como si el infierno estuviera de fiesta, finalmente pude disfrutar de Electric Wizard, lleno total. Músicos muy capos,  era como vivir el soundtrack de una película de terror de J. Franco mientras sonaba la gran "Black Mass"(!). Después de esta dosis solo sentía la necesidad de dormir, así decidimos quedarnos para ver a Godflesh, había escuchado que la banda hizo su show de reunión precisamente en el Hellfest hace cuatro años y ver al más que talentoso Justin Broadrick, era suficiente excusa para mantenerse en pie.

Godflesh
Quizás por lo tarde que empezaron, o que mucha gente ya estaba cansada o si el sonido no los favoreció, quizás si tuvieran la pantalla gigante más adelante y el set de luces no sería tan alucinógeno, lo cierto es que al tener solo dos personas en el escenario, la falta de batería y el uso de samples no ayudan a mantener el feeling en el público. Un poco triste quizás porque mis expectativas eran más altas, no tocaron ni un tema del "Songs of Love and Hate" pero luego de acostumbrarme al show y decidir que lo mejor era cerrar los ojos y dejarse llevar por la música, sonaba "Streetcleaner", genial!. Para cuando ya tenía el espíritu, el set terminó (40min).

El segundo día nos dimos más tiempo temprano para conocer el impresionante VIP/Press Camp, una pena que no todos tengan acceso para verlo. Un escenario old west, con un tipo refugio antiaéreo, una pista de skate, esculturas de animales metálicos, un bar con karaoke y pantallas incluidas donde anunciaban que transmitirían algunos de los partidos del mundial. Detrás de la sala de prensa, donde se encuentran cabinas para entrevistar a las bandas, había una pequeña piscina. El Andy hizo un video que creo explica mejor que mil palabras...



Sin más tiempo que hubiéramos querido perder, era ya pasado el medio día así que volvimos al Valley para ver a Mos Generator, una banda de Washington quienes tocaron un muy agradable heavy rock para empezar esta nueva jornada. Para luego ver al quintento de Salt Lake City, Subrosa, quienes con dos violinistas lograron la atención de varios, incluso afuera de la carpa, dándole a su doom ese toque "mágico". Después tocaría Witch Mountain cuya vocalista le da una gran vida a la banda aunque a veces no llega a encontrar el tono en las notas altas, de todas formas me gustó mucho el feeling de la banda en general.

Witch Mountain
Durante un descanso corrimos hasta el Altar para ver un poco de Schirenc plays Pungent Stench, que no es más que el Martin Schirenc y un banda de apoyo, tocando temas antiguos de Pungent Stench, controversiales como ellos solos, faltaba ese toque humorístico por decirlo sutilmente pero para los que querían escuchar algunas de sus canciones más conocidas, valía la pena. Volvimos para escuchar Acid King, el Valley estaba de nuevo rebalsando para ver a estos californianos y su stoner/doom, el publico demostró toda su emoción con un surfing crow sobre un bote! mientras tocaban "2 Wheel Nation". De nuevo volvimos al Altar, me interesaba ver a Gorguts siendo su álbum uno de los más sonados en 2013, una banda de death metal muy técnica, quizás lo que tienen de nuevo son sus pasajes ambient, toques doom y el uso de samples.

Los ánimos estaban más que preparados porque volvíamos al Valley para ver ni más ni menos que a los grandes Clutch(!), pudimos apenas colarnos en una esquina porque no entraba ni un alfiler más en esa carpa, al escuchar "Earth Rocker" todos empezamos a movernos al ritmo hasta el último minuto, hay que repetir!. Para recuperar las fuerzas nos dimos una vuelta por Brutal Truth, banda pionera del grind/death, sin saber que sería uno de sus últimos shows antes de que se volvieran a separar. Hoy en día, escuchar este tipo de bandas quizás no sería mi opción, pero por su historia y todo lo demás, fueron suficientes unos temas.

Monster Magnet
Deep Purple es otra banda que necesitaba quitarme las ganas, desde que tocaron en La Paz y justamente yo estaba de viaje no me lo perdonaba, fue reconfortante escuchar varios de sus temas clásicos. Para seguir esta emocionante noche, corrí para ver Monster Magnet, es uno de esos frontmen que lo deja todo en el escenario, total carisma. Con una carrera de 25 años, no cualquiera permanece tan activo ininterrumpidamente.

Luego volvimos al Mainstage 01 para ver un poco de Aerosmith, no voy a mentir que los escuchaba cuando estaba en colegio. No fue para nada aburrido verlos aunque sea de lejos, son sin duda una banda que tienen un show completo. Tenía la verdad muchas ganas de ver a Phil Anselmo & the illigals, más por el P. Anselmo, pero no sé si me dio más decepción que bronca ver a un ídolo de la adolescencia ver convertirse en un total rock star. Asumo que además estaba borracho y que en su condición de super estrella, le perdonan que haga el ridículo. Es esa quizás la gran diferencia entre idealizar a una banda y verlos en vivo. Su banda no me gustó para nada y menos su actitud.

Carcass
Me iba a quitar ese pequeño sabor amargo al escuchar a otra de mis bandas de la juventud, Carcass. Era tal mi emoción que luego de sacar unas fotos al ritmo de "1985" y "Buried Dreams" logré quedarme en un lugar donde podría dar rienda suelta a un descontrolado headbanging hasta sentir que mi cuello se iba a romper. Me olvidé hasta del Andy, quien incluso estaba preocupado porque había visto que sacaron a una chica parecida a mí, en brazos, el frenesí de la gente fue incontrolable, gran cierre para el segundo día del festival.

El día domingo y último, había que juntar fuerzas de donde sea para disfrutar no solo del ambiente sino además del cartel que no daba tregua. Empezando temprano con Year of the Goat, los volvía a ver luego de un año y quizás porque era temprano, me pareció que la anterior vez sonaron mejor. Para Blues Pills, escuché de lejos, no entiendo porque gusta tanto esta banda, si por su carismática vocalista que me recuerda un cacho a Jonis Joplin o porque su guitarrista que parece de 15 años, es muy talentoso, pero no me deja de convencer la banda como tal.

In Solitude
Después vimos a Scorpion Child pero en realidad quería hacer hora para In Solitude(!). Al escuchar "Sister", sentí que recién me levantaba esa mañana, que gran banda. A pesar de que la actitud del vocalista parecía un poco hostil, en general lograron mantener el ánimo de la gente a esa hora del día y con un mini set de 30 minutos. Soy total fan desde entonces.


Ulcerate

Luego me partí en dos, vi la mitad de Ulcerate cuyo disco esta entre lo mejor del 2013. Estos neozelandeses de death super técnico y a diferencia de otras bandas de su estilo, sus temas son más largos. Volví donde dejé al Andy para ver la otra mitad de Crowbar, como perderse a estos pioneros del sludge, gran show de una de las bandas más conocidas en la escena de NOLA. Como tenía que cargar las baterías de la cámara tuve que perderme a Low Rider pero no dude en pasarme un rato por Dordeduh, no tenía idea de quienes eran pero el folk/black de estos rumanos me pareció interesante para verlos mientras me escondía del sol antes de volverme a insolar.

Black Tusk
Seguía ver a Black Tusk, son de la misma escuela que Kylesa. Lo triste es que fue uno de los últimos shows del bajista Jonathan Athon quien meses después falleció a raíz de un accidente de motocicleta. Me siento contenta, de haberlo visto con toda esa buena onda, como lo recuerdas muchos de sus conocidos. Luego tocaba el turno de ver a House of the Broken Promises, banda de desert rock/stoner de california donde destaca, el gran feeling de sus músicos.

Y antes de un merecido descanso me pasé por The Black Dahlia Murder, nunca me canso de verlos en vivo. Saqué algunas fotos y volví atrás porque luego el Andy quería ver si o si a Dozer, el stoner de estos suecos logra que la gente mantenga su ritmo, buena banda.

Bares y su decoración frontal
A manera de darnos una de las últimas vueltas, analizamos un poco en como el encargado en armar el line up se toma muy en serio su trabajo ya que existe algo para todos los gustos y obviamente hay tantas bandas que es muy difícil definir donde quedarse, o bien hay que sacrificar ver a otras, para estar lo más adelante posible o al menos ver algo.

De todas formas es igual obligatorio darse una vuelta y apreciar el lugar en sí y todo lo que trae, frente a los main stage, existe una Rueda de Chicago (ver foto al final del post), a los largo de este recorrido están los bares (containers envejecidamente decorados con gigantescos cuadros y obras metálicas iluminadas).

Bares y su decoración posterior
O se puede pasear por el pequeño bosque "Kingom of Muscadet" donde se aprovecha muy bien la sombra. En el centro de toda esta maravilla se ubica un árbol envejecido y decorado con el logo del festival. Se puede observar un laborioso trabajo manual, ahí, entendimos finalmente de que se trataba todo ese mundo irreal del que hablaba Alex, cuando lo entrevisté.

Ya que quería estar adelante para Emperor, no era mala idea adelantarnos mientras escuchábamos ni mas ni menos que a Soundgarden, quienes cerraron con su "Black Hole Sun", que fue perfecto para relajarse y despejar la mente para lo que vendría. No quería tener ninguna otra presión así que decidí no ir a la larguísima cola para sacar fotos, en el mejor de los casos me iba a perder un par de temas hasta volver a mi lugar, así que no. No solo sentí que estaba viviendo algo con lo que había soñado tanto tiempo, más allá de todos los comentarios que ha recibido Emperor, haber surgido de la controversial escena noruega y demás, para mi siempre será una de las bandas más grandes de black por haber precisamente, hecho algo diferente en ese círculo. Estar presente para vivir en vivo y en su totalidad el In the Nightside Eclipse, no tuvo precio y pude finalmente descargar todas esas ganas guardadas por años!.
Emperor

Unida
Luego de semejante catarsis, ver a Black Sabbath es una emoción difícil de describir. Tener la oportunidad de ver a semejante banda, va más allá de toda expectativa. Todos esos esfuerzos por alguna vez verlos, quedaran colmados. Black Sabbath es y será "la banda" por excelencia, pero quizás más allá de su realidad actual, hubiera sido óptimo verlos en sus mejores años, sin embargo es inevitable no disfrutar cada segundo.

No queríamos perdernos a Unida, el Andy andaba loco desde que vimos a John Garcia en el Press Tent y no era para menos siendo el vocal de Kyuss. Acompañado de músicos de House of the Broken Promises, dieron rienda suelta a un set muy intenso y lleno de energía, con temas como el clásico "Black Woman", que gran banda!. Para rematar semejante noche no sabía que más esperar, Opeth empezó a tocar en el Altar pero obviamente no cabía ni una hormiga más ahí. El Andy sugirió que fuéramos a Turbonegro, iba a poder conocer el Warzone, así que acepté. Fue divertido ver a mucha gente son las típicas chaquetas de jean y el logo de la banda mientras saltaban y coreaban el tema "I got erection" (?). Y con eso "cerró la emisión" mi cerebro, volvimos prácticamente levitando a nuestra carpa, delante la gigante rueda y todo continuaba iluminado y concluía así, esta memorable experiencia, de vivir el universo Hellfest.
Ferris Wheel
Para resumir: en medio de ese sofocante clima e intentar sacar fotos mientras  esperaba en alguna cola, no quería perderme alguna banda (mi constante dilema). De hecho teníamos que estar parados y corriendo de un escenario a otro durante más de 12 horas por día. Además uno debe comprar unas fichas que sirven como dinero para bebidas y comida, procurando comprar las suficientes, al principio, para evitar las constantes colas y de gastarlas todas porque no se aceptan devoluciones de estas ni de los vasos/jarras. Incluso para poder bañarse las colas eran igual de largas. Esta cuestión de las colas, es una de las cosas que la organización debería tomar en cuenta, hay demasiada gente y esto es sin duda un cuello de botella.

Kingdom of Muscadet
El viaje de vuelta no pudo ser más extremo, entre el dolor intenso de cuello, el poco dormir, las insolaciones y las casi 15 horas de viaje, solo quedaban fuerzas para llegar a la cama y morir... aún así no dudaría dos veces en repetirlo.

He visitado ya varios festivales, en este sentía a la gente más relajada que en otros así de grandes, igual fiestera pero no solo en sus grupos. Debido a que se acampa sin autos, existe una mayor densidad de personas por área (según la organización más de 150 mil en la edición de 2014). Fue un poco difícil dormir por la bulla pero puedo asegurar que se vivía un ambiente de cordialidad en medio de un clima del mismísimo infierno \m/.

PS. Para ver el álbum completo de fotos, darle click aquí

4 comentarios:

Sebas dijo...

Que buenas fotos Krups!!

Krups dijo...

Gracias Sebas!. Espero poder sacar muchas más este año \m/

Machi dijo...

Si buenas fotos Krups!!! Excelente reporte de uno de los mejores festivales del momento.

Un abrazo

Krups dijo...

Gracias Machi, este año hubieron muchas sorpresas y realmente es nomás uno de los mejores festivales, están locos estos franceses (en el buen sentido de la palabra jajaja). Me toca otra vez seleccionar fotos...