viernes, 9 de noviembre de 2012

Fleshgod Apocalypse - (2011) Agony


NO ESCUCHES ESTO, a no ser que seas una especie de engendro parido de las fauces de Origin, The Faceless, Nile, Necrophagist o Hate Eternal y de las ablaciones de Tchaikovski, Wagner, Brahms, Mahler o Beethoven. Si realmente te animas, ten cuidado porque te llevará por un camino de perdición, ya sea que disfrutes o no del Brutal Death Metal o la música clásica (selecta, culta, etc.). Parece que el cine, drama, ópera o comedia italianas siempre te llevan por mal camino, en este caso del Metal.

Advertencia para los Brutal Death metaleros: No les gustará por la excesiva orquestación clásica que carcome tus tímpanos en todo momento, evitando que escuches los sublimes growls, virtuosos rasgueos y el intenso blast beat, esta infernal orquesta sinfónica es compuesta/grabada/sampleada por la genialidad de Christiano Trionfera (Guitarras) y Francesco Ferrini (Piano). Estarán perdidos si terminan de escuchar el disco porque deberán escucharlo una y otra vez hasta reventar sus tímpanos, sus cerebros y corazones, solo lograrán paz interior cuando conozcan cada contrapunto, frase, acorde y nota polifónica. Tu siguiente compra será la magnánima Novena Sinfonía, estás perdido!!!.

Advertencia para los que detestan la música clásica: No les gustará porque permitirá que abran su mente a nuevos sonidos exquisitos, extremadamente elaborados y que resultan un perfecto complemento al metal sinfónico que lamentablemente deberás escuchar hasta el final. Si escuchan con atención, no entenderán cómo puede lograrse una sinergia complementaria tan extrema, tendrán que apagar su equipo luego de escuchar la introducción (Temptation) exclusivamente instrumental, con suerte llegarán a la segunda pieza (The Hypocrisy) si soportan la persistente y consistente sinfónica que taladrará su cerebro hasta convencerlos de su error.

Advertencia para los que adoran la música clásica: No les gustará porque deberán abrir sus corazones a la intensidad brutal, permanente y sublime del Brutal Death Metal, no entenderán cómo puede ser que existan demonios como Francesco Paoli (Batería, Guitarra, Vocal) o Tommaso Riccardi (Vocal, Guitarras), que perforan sus tímpanos con la velocidad indescriptible del blast beat y las voces aterrorizantes de ultratumba. Si logran pasar el umbral de la tercera (The Imposition) o cuarta (The Deceit) piezas donde su única salvación será el salvavidas que tienden los acordes clásicos de los solos de guitarra que no podrán dejar de admirar por su virtuosismo, luego de esto estarán definitivamente perdidos en las fauces del brutal Metal.

Advertencia para los que detestan el Brutal Death Metal: No les gustará porque sus cerebros cerrados no podrán distinguir entre las increíbles similitudes que encontrarán entre la música culta y el metal que desprecian, si logran escuchar la exquisita quita pieza (The Violation) o la sexta (The Egoism), harán que sus oídos exploten por la intensidad, solo allí podrán parar ya que es la primera vez en el disco que hay un corte, haciendo parecer que hubieran escuchado una sola obra de 28 minutos. Si aún están vivos en este punto no habrán escuchado nunca un sonido como el de Paolo Rossi (Bajo, Vocales limpios) que aunque muy difícil de distinguir, resulta el vínculo perfecto entre lo sublime y lo agresivo. A esta altura, seguramente estarán muertos y descansando en uno de los últimos círculos del infierno de Dante.

NO LEAS LA LETRA, a no ser que entiendas la interpretación lírica de poemas épicos, si piensas que solamente existe una versión de los significados ocultos de las obras clásicas o si nunca has leído a Dante Aligheri. Facegod Apocalypse nos presenta una nueva visión sobre El Infierno, primera parte de La Divina Comedia (1304-1308), poniendo en términos actuales la obra original donde Dante visita junto con el poeta latino Virgilio y “describe al infierno que tenía una forma de un cono con la punta hacia abajo y los nueve círculos que poseía en los que son sometidos a castigo los condenados, según la gravedad de los pecados cometidos en vida” (La Divina Comedia – Wikipedia). Las piezas séptima (The Betrayal), la increíble octava (The Forsaking) y la novena (The Oppression) junto con el resto, nos brindan ejemplos claros de las descripciones líricas de estos círculos del infierno, actualizando la descripción de los orígenes de los castigos, desde el punto de vista del mismo Lucifer, quien se convierte en un eximio y eterno verdugo. Los cambios de voces (coros, guturales, canto limpio, voces femeninas) solamente exaltan las infernales letras que llevan a la perdición del inocente lector.

Con la esperanza de haberlos disuadido de escuchar esta agresiva y sublime fusión de Neoclasisismo con brutalidad intensa, esperando que no se conviertan en engendros como yo, que no pueden dejar de disfrutar todas y cada una de las piezas de principio a fin, inclusive el exquisito solo de piano que compone a la décima pieza (Agony). Desde la tentación hasta la agonía, el camino que recorro diariamente en los círculos del infierno de Dante en cada ocasión me emocionan más, me llevan a un estado de éxtasis y casi siempre hasta las lágrimas, como última disuasión piensa en esta paradoja: “Si vis pacem para bellum” (The Deceit, Agony, 2011).


3 comentarios:

Krups dijo...

Andrés! Tu artículo está muy bueno, diferente e igual de apasionante que es lo que nos motiva a escribir. Somos unos melómanos!.

Se de nuevo bienvenido oficialmente a la profundidades del Abismo, a nombre de todos los abismeros!

PD. A pesar de todas las advertencias (jejeje), me dió más ganas de escucharlo. Mis oídos están listos!

Sebas dijo...

Si! Muy buena lectura la que nos otorgaste... Sentido del humor, profundo análisis y sobre todo gran poder de convencimiento..… je.
Tengo el "Mafia" y hasta ahí llego aparte de alguna esporádica escuchada de otro material; pero entiendo que este no va mucho en la misma onda de ese EP… Este disco levantó mucho polvo el 2011, pese a que por aquí no le dimos tanta bola? Habrá que escucharlo.....
Bienvenido al Abismo!

Dieguex dijo...

Muy buen artículo, casi me convences para que no escuche el disco!!!

Al final, pille el disco y lo escuche con calma; y como comentabas, realmente es un disco que te engancha a la primera y cada vez quieres más y más. Muy, pero muy buen disco.

Al escuchar el disco y salvando algunas diferencias, se me vinieron a la cabeza muchas cosas, algunas partes me hicieron recuerdo a Believer, Summonig, Obscura y las voces limpias algo me recordaron a Solefald o Arcturus en su periodo con el Vortex.

Definitivamente, este disco es una mezcla de lo más interesante y como bien dices, la parte orquestal no es un simple complemento, es una parte estructural del disco como tal. Yendo a lo “clásico”, definitivamente la influencia de Brahms, Mahler o Wagner está ahí!. Lo que si me pareció es que estas partes orquestales, aparte de ser bastante épicas por momentos, también son bastante melancólicas.

En fin, realmente un muy buen disco que no puede pasar desapercibido.

Un abrazo y nuevamente, bienvenido al Abismo!!!

Dieguex