sábado, 26 de febrero de 2011

Dawnbringer – Nucleus (2010)


Siguiendo con la línea de las nuevas tendencias norte americanas, presento el último trabajo de esta ya veterana banda, como una parte más del rompecabezas del Black Meddle de Nachtmystium.

Originaria de Pennsylvania, Dawnbringer, es en realidad el proyecto de Chris Black (también conocido como Professor Black). Esta banda tiene ya un buen recorrido, su primer EP, Sacramento data de 1996. Hasta la fecha cuenta con cuatro LPs, Unbleed (1997), Catharsis Instinct (2000), In sickness and in dreams (2006) y finalmente este su último trabajo Nucleus.

Black, pertenece a esa camada de músicos versátiles multiinstrumentistas. Además letrista, compositor, productor y por si fuera poco, también crítico musical en varias revista, siendo la más conocida Metal Maniacs, en la que precisamente figura bajo el pseudónimo de Professor Black.

Es esta versatilidad y apertura a nuevos retos y experiencias, lo que vinculo a Black con Blake Judde, participando primeramente como productor del Black Meddle I, y consolidándose después como una pieza esencial del sonido de Nachmystium, aportando con varias guitarras, bajos y teclados en varias de las canciones. Sin embargo, el mayor aporte a estos discos fue la parte de las letras, las cuales corrieron casi enteramente por parte de Black.

En este trabajo, Chris Black es quien se hace cargo de la mayor parte de las composiciones y también de las voces, bajo y batería. Nucleus, resulta ser un disco de heavy metal contemporáneo, alimentado por las influencias asimiladas durante todos estos años.

Abre el disco So much for sleep, una canción con mucha energía, con unos riffs alucinantes que dan paso a una cabalgata muy heavy. Los solos de guitarra son perfectos, al igual que el juego entre los dos guitarrista, detallito que de manera casi inmediata recuerda al sonido mas clásicos de Maiden. Uno de los mejores cortes del disco.

You know me, es un tema un poco más duro que a mí en particular, me hace recuerdo al sonido en versión más heavy y menos dura de Nachtmytium, partiendo desde la melodía hasta la forma de cantar de Black. The Evil, va en una línea más tirada al thrash metal contemporáneo, con ciertas similitudes con bandas como Children. Swing hard es otro gran tema. Muy melódico pero a la vez consistente.

Cataract, es el mejor tema del disco, con una introducción acústica realmente emotiva y que decir de los solos que vienen después. La voz de Black, limpia, directa y cargada de melancolía, lo que realmente te conecta con la canción.

Like an earthquake, otro muy buen corte en un plan heavy, con un trabajo realmente magistral en la complementariedad de las guitarras. Los solos y las rítmicas suenan mucho a las guitarras del The Number of the Beast, lo cual no critico, por el contrario, un elogio a estos músicos y un reconocimiento a la evidente influencia de Maiden en Black y compañía.

All I see, es posiblemente el corte más duro del disco. Una canción que va en una onda medio punk, con el sonido de las guitarras influenciado nuevamente por ese aire Blake Juddiano, que corre en canciones como Assassins.

Old Wizard es otro gran tema, en una onda muy serena. Empieza con un riff duro y cortante, casi sabático, que se introduce después en un sonido medio doom; lento, tranquilo, pero para nada monótono ni aburrido.

Finalmente Pendulum, un tema semi acústico un tanto experimental, que va progresando lentamente hasta alcanzar el clímax, con unas guitarras realmente alucinantes.

En resumen un muy buen disco. En estos tiempos en los que muchas bandas caen en estereotipos, resulta reconfortante escuchar trabajos como éste. En el cual fluyen aires clásicos pero también contemporáneos, los que en general le dan a este disco un sonido bastante interesante. Un disco diverso y dinámico; nostálgico, melancólico, pero también intenso. Aspectos que reflejan la versatilidad, pero también la “vena” de este extraordinario músico que es Chris Black.

Un disco altamente recomendado.

martes, 22 de febrero de 2011

Virus – The Agent That Shapes the Desert (2011)

Desde su llegada en el 2003 con su primer disco titulado “Carheart”, este Virus se fue acomodando en muchos organismos con un sonido tan experimental, como particular. Luego, en el año 2008 aparecerían de nuevo con “The Black Flux” (álbum con el cual me enganché), mostrando la intención de Czral y sus músicos (Bjeima y Esso) de componer temas surreales, con particulares voces teatrales, ritmos y rasgueos disonantes y hasta hiperactivos. Características de una banda con una idea aparentemente definida y definitiva también a cerca de lo que querían hacer musicalmente.

La tensión es la que domina este Virus, tensión musical con muchos balances, desbalances y dinámica pesimista. Comparados muchas veces con bandas como Arcturus, Voivod, King Crimson y Ulver (de hecho estarán de gira con esta banda; además de que Garm vocalista de Ulver, canta en el último tema de este disco), estos noruegos han sabido labrar su propio camino. Con cada una de las entregas virulentas, uno se pone a pensar en la audacia que toma el querer llevar las cosas hacia estos límites; sin pensar en otra cosa más que en querer hacer lo que uno lleva marcado. Aún si este camino es denso y difícil de comprender. En definitiva es una banda que deja de ser ajena a través del gusto adquirido, por ser no muy fácil de digerir.

“The Agent That Shapes the Desert”, es otra entrega bizarra, llena de progresiones y métodos parecidos, aunque esta vez un tanto más oscuros todavía a lo hecho anteriormente por estos músicos. La energía presentada aquí no se disipa fácilmente, el disco empieza y termina de manera rápida y melodiosa. El rock excéntrico de la banda vuelve a formarse en torno a cortes y retornos súbitos; mientras estos se van aumentando a medida que las canciones pasan. La cadencia de Virus es continua a lo largo de este desierto, ésta llega de manera hipnótica a través del ritmo de la batería, el pulso del bajo, de los rasgueos rocanroleros de las guitarras y las voces que no varían mucho de tonalidad.

Entre los mejores temas del álbum se destacan The Agent That Shapes the Desert, Chromium Sun, Red Desert Sand, Dead Cities Of Syria, Where The Flame Resides y Call of the Tuskers. Dejando así satisfechos a aquellos oyentes que están acostumbrados a tanta excentricidad y experimentación. Un excelente álbum que si bien utiliza la fórmula de sus anteriores discos, se destaca y coloca a Virus entre las mejores bandas de lo que viene a ser considerado avantgarde.


domingo, 20 de febrero de 2011

Motörhead – The Wörld is Yours (2010) (Escrito por Jorge Valda)

Motörhead es una de esas bandas míticas cuya sola mención infunde respeto pues su sonido inspiró a toda una generación (Metallica, Slayer, Megadeth, Sepultura, por solo mencionar unas cuantas bandas que han citado a Motörhead como una de sus principales influencias) y ayudó a forjar dos subgéneros: el speed y el thrash, al combinar el minimalismo del punk con la agresividad del heavy metal.
En casi cuatro décadas, Motörhead nos ha legado discos monumentales como Overkill, Bomber, Not Sleep T’ill The Hammersmith, Ace of Spades, Iron Fist y otros, aunque no tan conocidos, como 1916, We are Motörhead, Inferno y ahora The Wörld is Yours que cierra la década con broche de oro y uno de los periodos más activos y creativos de la banda. En diez años, Motörhead sacó seis discos en estudio, dos live y una compilación (sus archivos de la BBC), lo que supera la actividad de cualquiera de sus contemporáneos. Es más, si bien en los 80 y 90 la banda parecía desorientada, en los años 2000 renació con una vitalidad desbordante.

Muchas bandas legendarias viven estancadas en su pasado, tocando una y otra vez las mismas canciones, los clásicos oxidados que satisfacen al público. Motörhead no solamente pudo rebasar su legado sino que incorporó a su repertorio una gama de canciones nuevas ganándose la lealtad
de una nueva generación de fanáticos. Canciones como Suicide, Killers, Sucker, God Was Never on Your Side, Whorehouse Blues, Line in The Sand, You Better Swim, entre tantas otras, no solamente han demostrado la virtuosidad de una banda que nunca ha abandonado sus raíces para sucumbir a las poperías (como muchas bandas lo hicieron), sino que también han logrado superar las expectativas de los fanáticos de antaño, de aquellos que nunca aceptaron la partida de Fast Eddie Clark.

The Wörd is Yours es un disco excelente que retoma la misma línea directiva de sus antecesores inmediatos, Inferno, Kiss of Death, Motorizer al contar nuevamente con la presencia de Cameron Webb en la consola de mandos; conformando así una suerte de tetralogía que reafirma la presencia de Motörhead en la industria.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Morgoth – Feel sorry for the fanatic (1996)

Esta es una de esas bandas que va a quedar en el recuerdo colectivo de todo buen metalero, como una de las mejores bandas de death metal de los años 90 y sobre todo por lo que significó para las futuras generaciones.


Como dicen, a veces la nostalgia es perversa y Morgoth es precisamente una de esas bandas que me trae gratos recuerdos. Últimamente estuve escuchando mucho este disco, y la verdad es que cada vez que lo escucho quedo con esa nostalgia, que no es otra cosa más que el paso del tiempo. Por todo ello, sentía que tenía una deuda con esta banda y claro está, con este gran disco…

La banda se formó, allá por el año 1985 en Meschede, Alemania. Fue fundada por el guitarrista Carsten Otterbach y el baterista Rüdiger Hennecke. Originalmente llamada Cadaverous Smell, cambió de nombre a Minas Morgul, adoptando finalmente el nombre de Morgoth (queda clarísima la Influencia de J.R.R. Tolkien, no?).

Luego de una serie de cambios, la banda se consolida en el 89 con Otterbach y Harold Busse en las guitarras, Marc Grewe como vocal, Sebastian Swart en el bajo y Hennecke en la batería. Con esta formación grabarían su primer EP con Century Media: Resurrection absurd. Al año siguiente lanzan otro EP, el ahora clásico, Eternal Fall, que daría paso al primer LP de la banda: Cursed (1991). Imposible no mencionar a la Isolated… brutal como pocas!!!


En el 1993 graban el que posiblemente fue su mejor trabajo: Odium. Un disco brutalmente agresivo y extremadamente técnico. Este disco tiene la peculiaridad de incorporar nuevos elementos en la música de la banda. Son evidentes las influencias progresivas, industriales y experimentales, basta con mencionar canciones como Under the surface, War inside, Golden age o la misma Odium.

A nivel global, este fue un periodo muy interesante, además de constructivo, ya que muchas bandas de death metal empezaron a evolucionar con tendencias paralelas muy similares, explorando nuevos terrenos y experimentando con nuevos sonidos. Podemos mencionar como algunos ejemplos de esta tendencia al Spheres de Pestilence, Disharmonization de Carbonized, Elements de Atheist, Focus de Cynic y por supuesto el Individual Thought Patterns de Death, incluso me animaría a mencionar al Grin de Coroner. Todos estos discos lanzados en 1993. ¿Es esta una casualidad?... ahí están los orígenes de mucha de la música que escuchamos actualmente.

1996 significo el punto de quiebre para Morgoth, el título del disco lo dice todo: Feel sorry for de fanatic (Lo siento por los fanáticos). En lo personal este es un disco que me gusta mucho, pero que en términos generales representó una ruptura con el sonido clásico, lo que no fue muy bien recibido por los seguidores más radicales y puritanos de la banda.

Abre el disco This fantastic decade, con unos riffs duros, una trama de fondo con sonidos industriales y lo mas extraño de todos, Grewe cantando con una voz casi limpia, carrasposa pero no gutural. Esta es simplemente una muestra de lo que debe esperarse del resto del disco.

Last Lough, es una canción que introduce a la banda en un plan más rockanrollero, con unos coros en un plan medio gregorianos, con ciertas reminiscencias a Fear Factory.

Cash… el siguiente corte, una apología del dinero y sus implicaciones en este mundo moderno. … And it´s amazings consequences, el corte más raro del disco, prácticamente tecno metal, pero bien hecho. En lo personal, me imagino que este giro y nuevo enfoque de hacer metal, influenció un montón en la obra de otras bandas como los mismísimos Pain, Ulver o Arcturus con el Disguise masters.

Curiosity mantiene esa misma línea, muy tranquila, con una atmósfera medio industrial que va progresando y dar paso a unos riffs duros y consistentes. Y la voz de Grewe, limpia, como en casi todo el disco. Forgotten days es uno de los cortes que más me gusta, donde una vez más alternan riffs duros con un ambiente super electrónico con teclados y samplers.

Soul on a pleasuretrip, es un corte que encaja en el sonido más clásico del Odium, pero con un toque más marcado de la parte electrónica. Graceland, va por ese mismo camino pero con ambiente muy especial, con un efecto de voces y sampleres de fondo. Watch the fortune wheel se mueve en los mismos terrenos que las anteriores canciones, muy tranquila y plagada de sonidos industriales y electrónicos, una joya.

Y el epitafio: A new start. Una canción por demás optimista, que reivindica al disco en sí y por sobre todo, creo que justifica el cambio de dirección de la banda: There is no truth and no lie, There's not a reason why... There is no love and no hate, no sorrow, fun or fate... this is a new start, full speed ahead, there's no need to rest, choose what you like, you get everything on request (No hay verdad y mentira, no hay una razón... No hay amor y odio, no hay dolor,diversión o destino... este es un nuevo comienzo, velocidad máxima hacia adelante, no haynecesidad de reposo, elige lo que te gusta, tener todo en solicitud).

¿Que más puedo decir de este disco?. Que representó la despedida de Morgoth como banda. Fue le cierre y la culmunación de una brutal década. Ahora, retrospectiva, en aquellos años la propuesta musical del disco no fue entendida ni valorada. Años después, este disco resulta sonar fresco y contemporáneo. La respuesta resulta evidente, Morgoth dio un paso enorme y se adelantó a su tiempo, salto casi una generación.

Una obra de arte, que debe ser reconocida y valorada por lo que significo para el curso y evolución del metal. Un disco, que posiblemente dio luces y pautas y sentó algunas de las bases para muchas de las cosas que escuchamos actualmente… simplemente los dejo con esta idea en la cabeza: A new start….

martes, 15 de febrero de 2011

Amorphis - Magic & Mayhem: Tales From The Early Years (2010)

Amorphis es una de esas bandas que puedes dejar por un tiempo, pero cuando vuelves a escucharla, de manera casi inmediata aparece toda la magia y ese sentimiento tan puro que ha caracterizado a estos finlandeses.

Pareciera que fue ayer cuando escuchamos por primera vez joyas como el Karelian Isthmus, el Tales from the Thousand lakes o el Elegy. Discos que se han mantenido el tiempo. Yo aun sigo alucinando con el Thousand lakes como lo hacia hace 15 años, con la misma pasión y el mismo sentimiento. Es que este es un disco que paso a ser un clásico en el metal… la esencia más pura de Amorphis!!!

Parecería también, que este es el mismo sentimiento que guardan los propios Amorphis respecto a sus glorias pasadas. Así pues, el pasado diciembre del 2010, conmemorando sus 20 años de carrera, realizaron el Magic and Mayhem Tour por tierras finlandesas, en el cual, en diferentes fechas se sumaron como músicos invitados, antiguos miembros de la banda como Olli-Pekka Laine, Mårtenson Kasper, Pekka Kasari, Pasi Koskine, Rantala Kim y Tuomi Ville. En la pagina de la banda Esa Holopainen comenta: “No hace falta decir que el Tour de Magic & Mayhem trajo muchos momentos nostálgicos, junto a los antiguos miembros de la banda”.

Y precisamente y conmemorando estos 20 años, Amorphis lanzó el 2010 este Magic & Mayhem: Tales From The Early Years, como un disco con nuevas versiones de los temas mas representativos de sus tres primeros discos.

En esta ocasión, prefiero no hacer una descripción musical de lo que encontraremos en el disco, simplemente los dejo con la lista de las versiones incluidas en este disco:


01. Magic and mayhem **
02. Vulgar necrolatry *
03. Into hiding **
04. Black winter day **
05. On rich and poor ***
06. Exile of the sons of Uisliu *
07. The castaway **
08. Song of the troubled one ***
09. Sign from the north side *
10. Drowned maid **
11. Against widows ***
12. My Kantele ***
13. Light my fire **

Originalmente en:
* The Karelian Isthmus
** Tales from the Thousand Lakes
*** Elegy

La historia con estos finlandeses no termina aquí, recientemente anunciaron que están trabajando en un nuevo disco para este 2011. Según declaraciones de la banda, están trabajando en unas 15 canciones, de las cuales 10 u 11 aparecerán en el nuevo disco.

El álbum contará la historia del personaje más importante de la mitología finlandesa y el folclore. El dios finlandés Väinämöinen, que fue descrito como un hombre extremadamente fuerte, viejo y sabio que tenía una voz mágica.

Por lo pronto, disfrutar de este Magic & Mayhem:Tales From The Early Years y esperar el próximo disco de la banda…

viernes, 11 de febrero de 2011

Nachtmystium y el Black Metal norte americano

La idea original de esta revisión, era la de hacer precisamente una revisión de Nachtmystium y de su obra conceptual Black Meddle Partes I y II, sin embargo, esta idea se quedó a medio camino, ya que para entender a esta banda y por supuesto al Black Meddle, es necesario entender un poco el contexto del cual provienen. En este sentido y luego de haber ido madurando algunas ideas y criterios, vi por conveniente dividir esta revisión en dos partes. Esta primera parte intentará contextualizar al Black Metal norteamericano contemporáneo, mientras que la segunda tratará específicamente sobre el Black Meddle.

Empezaré reconociendo que hace ya algún tiempo, esta se convirtió en una de mis bandas favoritas. Tal es así que, prácticamente me he vuelto un “adicto” del sonido de Nachtmystium.

En lo personal, aún me extraña, que una banda tan compleja y alucinante como lo es Nachtmystium, se mantenga todavía a un nivel under ground, siendo hoy por hoy una de las bandas más emblemáticas dentro de la escena extrema de los Estados Unidos.

Sin embargo, la respuesta puede ser evidente y hasta lógica. Para entender la esencia de esta banda y de su propuesta, es necesario introducirnos un poco más en la escena del Black Metal (¿o mejor dicho Post-Black Metal?) norte americano, especialmente en las escenas de Chicago y California.

En los últimos años, esta escena por demás controvertida y radical, se ha convertido en un punto de referencia obligatorio, de la nueva ola de bandas extremas que han ido surgiendo en los Estados Unidos. Basta con mencionar algunas de las bandas más sobresalientes como Leviathan, Lurker of Chalice, Krieg, Judas Iscariot, Imperial, Xasthur, Twilight y por supuesto Nachtmystium.

Desde mi percepción personal, creo que todas estas bandas poseen características comunes que han definido a esta(s) escena(s). Primero, que la mayoría de ellas llevan tocando casi más de una década, todas influenciadas además por bandas extremas predecesoras del Black Metal europeo como Burzum, Mayhem o Darkthrone. Segundo, la incorporación de tendencias políticas y “nacionalistas” desde su propio contexto, en la temática colectiva de este movimiento. Y finalmente, y como tercer punto, la incorporación de nuevos sonidos y elementos producto de las nuevas corrientes paralelas que han ido gestándose.

El componente ideológico ha jugado un papel determinante para definir este movimiento. Dentro de su propio contexto, el BM norte americano, si bien introduce ideas nacionalistas en sus letras, está lejos de evocar glorias y batallas heroicas o de narrar las epopeyas de dioses, titanes o pueblos ancestrales. En general, tampoco ha enfocado su narrativa en temas paganos, salvo algunas excepciones dignas de mencionar como Agalloch o Wolves in the Throne Room, que sin embargo son parte de otra historia y de otro contexto. En resumen, el BM norte americano, carece de todo ese romanticismo épico propio de la escena europea.

Por el contrario, la temática abordada por la mayoría de las bandas, raya en otros temas más radicales. Los temas anticristianos son comunes (y además propios de este estilo, no?), al igual que el tema de la guerra, la violencia, el segregacionismo o el nihilismo. Más interesante aún, resulta que este movimiento se ha convertido en una especie de bandera de otros grupos más radicales en los Estados Unidos. Prefiero no entrar en muchos detalles, simplemente les dejo algunas referencia bastante representativas como “NSBM” o “Never stop the madness”. Cada uno saque sus propias conclusiones.

Finalmente, a diferencia del BM europeo, que ha incorporado elementos progresivos en su sonido, que en muchos casos ha derivado en un Black avant-garde con un componente ideológico netamente racionalista o por el contrario elementos folks que han dado lugar a un Black más épico con tendencias románticas, el BM norte americano ha incorporado otros elementos que le han dado un aire totalmente diferente y por consiguiente un estilo propio. Este sonido incluye una mezcla de elementos experimentales, ambientales, electrónicos, psicodélicos, bastante de drone, algo de punk y por supuesto una incorporación y asimilación enorme de todas las tendencias posts norteamericanas contemporáneas.

Nachtmystium, banda liderada por Blake Judd, tampoco es la excepción a toda esta regla y, su evolución y búsqueda musical, también ha corrido de manera casi paralela a la del resto de las bandas mencionadas anteriormente. Con los años, estas bandas han llegado a tener convergencias significativas, hecho que finalmente se traduce en la formación de distintos proyectos, que en definitiva, han reafirmado y consolidado la esencia misma de este movimiento.

También es interesante el hecho que casi todas estas “bandas”, en realidad resultan ser proyectos de un solo hombre, con el cual colaboran otros músicos, tales son los casos de Jeff Whitehead (Wrest), con Leviathan y Lurker of Chalice, Neill Jameson (Imperial) con Imperial o Krieg, Scott Conner (Malefic) con Xasthur y por supuesto Judd (Azentrius) con Nachtmystium.
En este sentido, la culminación y coronación de este movimiento puede traducirse en el megaproyecto Twilight, en el que precisamente participan Whitehead, Jameson y Judd, acompañados por otros tres músicos destacados dentro de la escena post norteamericana: Aaron Turner de Isis, Sandford Parker de Minks y Stavros Giannopolous de The Atlas Moth. Monument to time end, es el disco que plasma y consolida el sonido y la esencia de este movimiento, una joya musical que cierra con broche de oro toda una década.

Estos mismos músicos también han colaborado de una u otra manera con Blake Judd y Nachtmystium, dejando su aporte en el Black Meddle, pero esta es ya otra parte la historia…

jueves, 10 de febrero de 2011

Mogwai - Hardcore Will Never Die, But You Will (2011)

Death Rays

Formados en 1995, esta banda escocesa compuesta por Stuart Braithwaite (guitarras y voces), John Cummings (guitarras y voces), Barry Burns (guitarras, sintetizadores, piano y voces), Dominic Aitchison (bajo), y Martin Bulloch (batería); viene siendo uno de los grupos más representativos y pioneros del movimiento post-rockero. Con un estilo, al inicio de su carrera, claramente influenciado por el post-punk de Bauhaus, The Cure, Joy Division, y The Saints, pero con una historia que a medida que fue progresando el tiempo, encontró un espacio musical que luego dominaría y marcaría.

Mogwai es por la fibra particular y autosuficiente de sus álbumes, una banda que fue introduciendo temas instrumentales con bases de guitarras, siguiendo la tradición dentro del post-punk, pero alrededor de una melodía inicial que luego se desenvuelve en distintas direcciones. Sentando así, muchas bases, en lugares que nadie y ni siquiera ellos al parecer se imaginaban, de ahí la importancia de mencionarlos.

Rano Pano

Luego de 16 años de trayectoria reaparecen tempranamente este 2011 con “Hardcore Will Never Die, But You Will”. Este álbum es una especie de recopilación de nuevos temas, pero que tranquilamente podrían haber estado en cualquiera de sus anteriores discos. San Pedro. Esto hace que el disco valga la pena aunque no sea por elementos nuevos, sino por la capacidad y fuerza del recuerdo. Desde que la banda empezara a buscar cual sería su camino entre lo netamente instrumental y los versos relatados ocasionalmente; su música se presenta aparentemente seria, a pesar de los específicos y particulares nombres de sus discos, y lo tremendamente emocional de sus canciones, aunque plagadas de experimentación y terror sonoro; intentando así cambiar sus propias reglas de juego y permitiéndose experimentar un poco más en ellos mismos como músicos. How to be a Werewolf.

“Hardcore Will Never Die, But You Will” muestra un Mogwai manejando su tendencia a intercalar pasajes tranquilos y otros fuertes, de forma dinámica, con riffs de bajo muy definidos y un sonido una vez más introspectivo como característica. Recomendado para todos aquellos que disfrutan de dicho movimiento musical y todas sus vertientes metaleras.

Letters to the Metro