lunes, 17 de diciembre de 2007

Crítica a la impuntualidad en los conciertos - por Coné

El fin de semana me llegó este pequeño artículo realizado por nuestro estimado, Jorge "Coné" Valenzuela. Él realiza una observación por demás interesante e importante sobre la presentación de dicho disco y en general sobre circunstancias que son comunes en la escena.

PRESENTACIÓN DE “COSMICAL EXISTENCE” DE NORDIC WOLF

"¿Qué es una banda de metal sin público?, pues nada más que un grupo de aficionados con habilidades para hacer música que y que tocan metal para si mismos. El público es el que hace que este grupo de amigos salte a la categoría de artistas y de banda verdadera y entonces... ¿por qué es tan común entre nuestros músicos la falta de respeto por ese público que les da la razón de su existencia como artistas y como bandas?.

Siempre he querido escribir en medios dedicados al metal, me gustaría escribir sobre los conciertos, sobre la música que amo puesta en vivo gracias a las habilidades y capacidades de los artistas y de la que tengo una percepción, no de experto porque no soy músico, sino de oyente y de apasionado metalero, pero lamentablemente esta vez no puedo aprovechar esta oportunidad para hacerlo porque no estuve presente en el concierto y el motivo de mi ausencia tiene que ver con el inicio de esto que escribo.

El concierto de presentación del CD de Nordic Wolf estaba anunciado para el viernes 14 de diciembre a horas 21:30. Como ya sabemos cómo es esto (aunque no debiera ser así) fuimos a las 22:30 esperando que empiece, con el optimismo propio del que gusta de los espectáculos de metal, a las 11:00….. bueno está bien, nos aguantamos hasta las 11:30. Pero a las 12:45 no había comenzado el esperado concierto. Me imagino que para un músico debe ser muy agradable “regodearse” entre las mesas escuchando y recibiendo los halagos de sus allegados pero…. Y el público????? , pues esperando, a estas alturas dos horas ya, pacientemente que este “agradable regodearse” termine algún momento y comience el concierto.

El solo hecho de haber pagado sus entradas les da a estas cerca de cien personas, que son el público, un montón de derechos que, por efecto de la costumbre de años de hacerse las cosas así, no sabe ejercerlos y demandarlos. Al vender entradas la banda adquiere obligaciones frente a ese público y la primera de éstas es el respeto, más aún si parte de ese público compró el álbum de la banda, dándole a ésta la oportunidad de entrar en el magnífico mundo del artista, sostenido por un conjunto de gente ávida de alimentar su espíritu con su producto. Yo fui a ese local con ganas de escuchar buena música, porque amo el metal y apoyo a la escena, porque respeto a los artistas y admiro su arte y, en este caso, respeto y admiro a Nordic Wolf.

Me fui del local bastante molesto, auto-castigándome de una manera incomprendida por muchos y considerada absurda por otros, y aunque ya había pagado mi entrada y comprado el álbum, salí de allí sin esperar “que me rueguen para volver” (frase no mía sino de alguien de Nordic Wolf), sino con la intención de mostrar mi molestia por la falta de respeto hacia ese público que, como dije al principio, le da a la banda la razón de su existencia como artistas. Es posible que sea necesario que un artista le deba “rogar” a su público, sea éste de 58 o de 18 años de edad, para que no lo abandone porque es el público que finalmente determinará su vigencia como artista.

Si no estamos de acuerdo con esto, pues que todas las bandas, porque la gran mayoría actúa de esta manera, hagan su arte para sí y para el placer de sus propios espíritus encerrados en su mundo de capacidad, calidad y virtuosismo para sí mismos. CONÉ"

¿Qué opino?, al igual que Coné estaba molesta y cansada, preocupada porque tenía que trabajar temprano pero estaba ahí para apoyar, y pues que de no ser porque conozco a la banda posiblemente yo también me habría ido, para mi ese concierto en particular fue más una reunión de amigos (a los que estimo mucho por cierto). Pero aquí el punto de discusión no es si tocaron bien o mal o en sí la banda (haré una reseña del concierto próximamente), sino un problema en general que todos debemos analizar.

Hay la mala costumbre de decir una hora y empezar a las quinientas, y si es una falta total de respeto para el público. Por un lado, pareciera que no se dan cuenta que es peor esperar a la gente que anda afuera porque al final esos solo están chupando y gran público no son ya que al día siguiente apenas se acuerdan si fueron o no, causan problemas, piden rebaja, etc.

Este mismo público se escuda en que hay que aprovechar el tiempo mientras la banda empieza a tocar, para "calentar" y así esperar que toquen unos temas para pedir rebaja, entonces es un círculo vicioso. Ver esto, realmente quita las ganas porque la final los que queremos realmente apoyar salimos perdiendo...

Lo ideal sería que los conciertos empezaran temprano (incluso es hasta menos riesgoso) y así luego cada quien hace sus cosas, lo cual no me parece difícil de lograr. ¿Por qué se resisten a un cambio provechoso? pues solo vean a su alrededor...

3 comentarios:

Publicalo_Metal_Bolivia dijo...

¿ El público hace que el músico sea artista ?
Por otra parte, si no quieren que la gente "caliente" afuera compren buen trago adentro y vendanlo a precio decente sin abusar, así la gente va a preferir tomar adentro escuchando música, con "artistas" así la escena boliviana va a seguir mal, y todavía la misma excusa de siempre de echarle la culpa al público por "no entrar", la próxima vez que esos grupetes con poses de rock stars toquen y no vaya nadie por su falta de respeto le van a echar la culpa al público por "no ir", grandes !!!

Anónimo dijo...

Sobre el comentario anterior, para que entiendas en lugares como el Taypi el que organiza no vende trago, ese es el negocio del boliche. Al final realmente gran público no son porque les interesa más sus tragos que la banda en sí.

De una vez deberían poner la verdadera hora que empezará un concierto y no dejar entrar borrachos.

Miguel dijo...

No creo que el problema sea que trago de mierda vendan sino que tipo de respeto hay o realmente no existe.

El punto es que mientras no se organicen mejor y tengan otras prioridades, como hacer un buen show en vez de hacer propaganda a cualquier banducha no va a pasar nada.