jueves, 22 de febrero de 2018

Review: Void Fest 2017


Visitar nuevamente el Void Fest en 2017 fue una aventura llena de emociones de principio a fin. Llegamos desde la hermosa República Checa y llevábamos ya en las espaldas no solo un festival sino una semana de turismo, yo andaba medio enferma pero la emoción de llegar a los bosques de Bavaria pudo más que mi resfrío. Ese año la organización decidió cambiar de lugar el festival, mientras que anteriormente se realizaba en un lindo lugar en las montañas, el nuevo lugar era ahora un área llana igual de agradable entre bosque y pradera. A la que ahora incluso, se puede llegar en tren y no solo en auto.

Así llegamos en tren desde Praga, cruzando la frontera hasta un pequeño pueblo llamado Cham de donde tomamos un tren regional hasta Zillendorf, para luego caminar un trecho con nuestras cosas y finalmente tener un aventón hasta Sinzendorf, el actual lugar del festival. Como luego nos enteramos, debido a que las áreas donde se realizaba previamente es propiedad de agricultores y ganaderos, es necesario darle un respiro a la tierra. En teoría, cada dos años el festival se moverá de este nuevo lugar al antiguo.


Tuvimos suerte de llegar un día antes, jueves 17 de agosto, conseguir un sitio cerca de la entrada, reservar sitios para los amigos que iban a llegar y descansar un poco. Este iba ser el festival donde íbamos a encontrar a la mayor cantidad de amigos este año, varios de los alrededores de donde vivimos y otros incluso que llegarían desde Hamburgo y Copenague. Así que la fiesta estaba garantizada.

El viernes 18, era uno día caluroso de verano con la atmósfera que uno espera. Mientras disfrutábamos del sol, saludábamos a los recién llegados, dábamos una vuelta para conocer las instalaciones del festival, pequeño y acogedor. Nos preparábamos para la primera banda en el Tentstage (TS), Ill Wicker desde Gotenburgo, a quienes hace un tiempo me los perdí en el Heavy Days in Doomtown, así que esta iba a ser la oportunidad para verlos. Una banda folk con violín, contrabajo, guitarras electroacústicas, percusiones orientales y otros, creando un ambiente de relajación. Lástima que no presentaron sus psicodélicas proyecciones.

Demon Head

Saliendo a la luz para ir al Mainstage (MS), le tocaba el turno a los daneses de Demon Head, quienes al son de su rock setentero y muy diabólico hicieron bailar a todos. Fue una buena banda para empezar el festival y con un buen show en vivo, el vocalista incluso se bajó del escenario para cantar con el público. Aún de día, una hora y clima no muy convencionales para que una banda como UADA tocará en la carpa pero debido a que se encuentran en tour, tuvieron que hacerlo. Una semana antes los vimos en el Brutal Assault y realmente esperaba verlos de nuevo, una de las bandas más interesantes de black que salió en los últimos años de Portland. Recomiendo su disco debut "Devoid of Light" y aunque sonaron bien, el ambiente lastimosamente no les favoreció.

Algo impredecible y diferente se vería en el escenario principal con los italianos de ZU, el saxofonista tocaba tan fuerte que era difícil no escuchar otra cosa. Banda con varios años de trayectoria y una docena de álbumes, que volvió a los escenarios para compartir esta mezcla de freejazz basado en estructuras de mathrock. La nota divertida del día serían los locales de Hildegard von Binge Drinking, un dúo electrónico vestidos de monjas (nombre inspirado en Hildegard von Bingen, abadesa, líder monacal, mística, profetisa, médica, compositora y escritora alemana) que hicieron olvidar que afuera se estaba cayendo el cielo. Mientras su show se extendía la gente bailaba o intentaba salir de la carpa y de estos últimos, alguno que lo logró acabaró en un baño de lodo.

Travelin Jack
Lo anterior valió la pena para no perderse a los Travelin Jack en el MS, que mejor vestidos que nunca demostraron que no interesa el ambiente sino el espíritu que uno tenga de compartir su poderoso hard rock, mientras recibíamos una torrencial lluvia viendo a una de las bandas más carismáticas de la escena actual. Debido a un retraso entendible, llegamos lastimosamente a ver lo último de Venom Prison en el TS, estos ingleses a la cabeza de Larissa Stupar, una frontwoman que no tiene nada que envidiar a otros del género, con la diferencia que esta banda de death metal/hardcore habla en contra la misoginia y la cultura de la violencia sexual.

BelzebonG
Para continuar con otra banda liderada por una mujer, la bajista Lisa Alley con los The Well, un trío de Austin Texas, tocando un rock piscodélico, blusero, con influencias doom, de stoner y bien pesado, donde sobresale el dueto vocal de Lisa y el guitarrista Ian Graham. Seguirían unos compatriotas  suyos en el TS, los Oozing Wound desde Chicago y un performance muy activo en escenario llegando con un intenso space rock, un pesadísmo bajo y los gritos de Zack en la guitarra. Todo esto finalmente para cerrar la noche con los esperados teloneros, los polacos de BelzebonG y sus weedy grooves en el MS, Los miembros que prefieren mantenerse en el anonimato, son unos  doomeros stoned con guitarras muy distorsionadas, tenues luces verdes y una máquina de humo a full, era inevitable no pensar en fumarse un joint cuando las bandas son tan literales al respecto.

Durante la presentación de Travelin Jack
Por suerte no tuvimos que lidear con alguna banda cancelada y mucha gente festejó bajo la torrencial lluvia. Todo fue cuestión de tener la ropa y el espíritu adecuados, pero en lo personal, no quería arriesgarme a enfermarme más así que evité el after party. Al día siguiente, era ya claro que el festival se había convertido en un barrial. Otros festivales en Bavaria tuvieron que cancelarse ese fin de semana. Sin embargo, el Void Fest continuó, no solo en la carpa sino en el escenario principal al aire libre. Solo el escenario programado en el campamento tuvo que ser trasladado a la carpa y se retraso un par de horas.



Down with the Gypsies
Con un pálido sol ya pasado el medio día, solo alcanzamos a ver a la última de cuatro bandas que tenían que tocar en el Campsite, los Spitting Nails de Hamburgo con su Crust/Hardcore. Para dar paso a la banda Astroboy desde Berlín que fue reprogramada, nadie supo porqué aunque ellos comentaron que era total responsabilidad de la organización. De todas formas un presentación tranquila llena de fuzzy rock. Luego sería el turno de la banda nuevozelandesa radicada en Berlín, que incluye además miembros de Croacia y Sudafrica, Full Moon Fiasco y un rock bastante psicodélico. Seguiría en el TS la banda de la ciudad donde vivo, desde Karlsruhe, los Down with the Gypsies que es otra banda con miembros de varios países y de ahí sus diversas influencias, como folk, kraut, blues, prog. Donde destaca Gaba Wierzbicka, quien toca los teclados, la guitarra y tiene una increíble voz.

Ohmms
Ya a media tarde tocaban en el MS los ingleses de Ohmms, con uno de los shows más intensos del festival y un potente sludge. El vocalista y el bajista parecían que no eran de este mundo, un feeling que contagiaba y que desearía ver en muchas otras bandas además de su constante critica para defender los derechos de los animales. Luego tocaron en la carpa los alemanes de Limestone Whale, cuarteto que combina proto metal con rock psicodélico, blues setentero y hard rock. En el MS tocaba el baterista, Ken Pustelnik, de la clásica alineación de la legendaria banda inglesa de blues The Groundhogs, formada hace 45 años. Ken mantiene el espíritu de la banda acompañado de otros talentosos músicos. Una banda bastante repercutida, son la de los franceses de Cult of Occult a quienes vi antes en el Northern Discomfort en Dinamarca, con una actitud de odio a la humanidad y  gritos del mismo satán, esta banda se prepara para el fin del mundo con su enérgico slude doom.

Yuri Gagarin
Era el turno de la banda que esperábamos muchos, Yuri Gagarin, que fue sin duda mi favorita del festival. Estos suecos llevan el space rock más allá de la estratósfera, a pesar de las condiciones climatológicas de ese momento, uno podía simplemente cerrar los ojos y disfrutar de su pesado rock psicodélico, imaginando vivir en los parajes que describen sus canciones, todo una experiencia que definitivamente quiero repetir. Después de volver a la realidad, era de moverse a la carpa para los potentes Paramnesia desde Francia, está banda de black metal ambiental no tiene la típica estética black pero musicalmente hablando llegan muy alto dejando a otras bandas de este rango en el camino. Sus presentaciones son siempre como un látigo en los oídos, con estridentes voces y un gran baterista.

The Underground Youth
Una banda interesante fue The Underground Youth en el MS, formados en Marchester pero radicados actualmente en Berlín, una mezcla de psicodelia y post punk, una baterista minimalista con su gear y guitarras que en conjuntos crean melodías simples pero muy pegadizas, muy al estilo The Cure con toques Sisters of Mercy. Después todos corrieron a la carpa para ver a los holandesde de Death Alley y convertir este pequeño espacio en una fiesta al ritmo de su metal proto punk psicodélico y con crowdsurfing incluido, tienen un frontman imparable en el escenario. A estas alturas el clima no ayudó, volvió a hacer frió en pleno verano pero el entusiasmo no bajó para ver a los suecos de Spelljammer quienes cerraban el festival, stoner doom lento y pesado con melodiosas y guturales voces, para fans de Sleep.


Algo que me gustaría mencionar es el hecho del innecesario estrés de tener bandas paralelas en un festival tan pequeño. En todo caso sería mejor empezar más temprano o bien reducir el número de bandas, para evitar la incómoda sensación de decidir entre dos bandas que finalmente podrían interesar por igual. Por lo demás, es un festival que mucha gente espera, siempre existe un ambiente muy fraternal entre los visitantes y ese año las bandas fueron una buena combinación del espectro underground, entre psicodelia, stoner, doom, punk y black metal.

Finalmente tuvimos la suerte de que un amigo nos trajera de vuelta a casa, lo que implica llegar más rápido. Por el camino vimos además a muchos metaleros volviendo a casa desde otros festivales, fue definitivamente un intenso fin de semana y el fin de un viaje de casi dos semanas que disfrute muchísimo.

UADA
ZU
The Well
Oozing Wound

Spitting Nails
Astroboy
Full Moon Fiasco
Limestone Whale
Ken Pustelnik (The Groundhogs)
Cult Of Occult
Paramnesia
Death Alley
Spelljammer

Pueden ver el el álbum completo de fotos del festival aquí




viernes, 9 de febrero de 2018

Recomendaciones breves (I) - Dieguex

Comenzando el año, ya empiezan a aparecer discos interesantes. Algunos irán asentándose y otros pasarán de largo o se quedarán en el camino. Por lo pronto les presento estos tres discos, que en lo que va de estas primeras semanas de año, prometen…

Verheerer - Maltrér (Vendetta Records) 


Esta fue una de las primeras sorpresas del año. Este es un proyecto procedente de Flensburg, Alemania. Aun no me queda claro quiénes son los miembros, si es un man-band, o si es un dúo, a quienes en esta ocasión acompañan otros músicos de sesión. Sea cual sea el caso, este es un disco bastante interesante. Prácticamente es black metal, pero tiene varios elementos medievales, entre ellos cantos gregorianos, y sonido de espadas incluidas. Musicalmente, suena muy bien. Pese a que es un black durísimo, tiene partes muy melódicas, con riffs que podrían rayar fácilmente en el heavy metal. Esta es una ceremonia, aunque no sabría decir si en todo caso es herética o más bien muy pagana.
!Escuchar aquí!    


Revolting - Monolith of madness (FDA Records)


En cuestión death metal, Suecia es un país que se renueva continuamente y esta banda no es la excepción. Si bien, este disco no nos presenta nada nuevo, mantiene la esencia de ese sonido sueco característico. Nos encontramos ante un death metal más contemporáneo que se aproxima más al sonido de Bloodbath de la época del Akerfeldt, aunque también por momentos tiene un feeling en la onda del melodeath más clásico. 

La portada también me llamo la atención, ya que claramente podemos ver un sincretismo bastante interesante, en el cual están representadas varias de las abominaciones del mundo conocido como del más allá. Podemos imaginarnos que es la Noche del Walpurgis, una noche en la que se suceden cosas extrañas, Hastur está obrando en los sueños. Me imagino al Arrecife del Diablo, con los Profundos subiendo a la superficie guiados por el gran macho Cabrío (¿o es Shub Niggurath?) ante ese imponente Monolito de Locura. ¿Es el Kraken o el mismo Cthulhu quien ha emergido para reinar una vez más? 

En fin, ese es el imaginario que solamente el death metal puede revelarnos, ¡y que mejor que disfrutando de una banda frenética y contundente como lo es Revolting!!!



Clavicus Vile - The nightspirit's call (Independiente) 


Uno de los discos que más estoy escuchando en estos días. Desde la tapa, y al escuchar este disco, uno siente que allí hay algo místico. Por un lado, la portada que realmente es una pintura increíble, nos transmite algo épico. No sé si es por la influencia de las cosas que he estado leyendo últimamente, pero es inevitable ver el arte y no pensar en un Señor que se ha adentrado en el Bosque Negro para enfrentar al Señor Oscuro, el cual además está rodeado y protegido por los nueve Nazguls (Los espectros del Anillo). 

Pero bueno, la portada bien podría sugerirnos que este se trata de un disco de Black Metal o algo más épico … y no. Nos encontramos con un disco de death metal!!! 

Procedentes de Kankakee, Illinois, este es un trío conformado por los hermanos Donovan y Alexander Torres y Kyle Snyder. Alexander es quien prácticamente se hace cargo de todos los instrumentos, incluida la batería programada que es una ametralladora, pero el fuerte de Alexander parecería ser el bajo, con partes y solos dignos de mencionar. Son Donovan y Kyle los guitarristas principales, ambos excelentes guitarristas. La lista de vocales que participan en este disco es amplia. 

Para tratarse de un disco de brutal death metal, la técnica es impecable. Death metal técnico y melódico (ojo, no progresivo). En este género es muy difícil mantener la expectativa, ya que por lo general caen en la monotonía, que termina haciendo aburridos a la mayoría de los discos de este estilo. En se sentido este disco me sorprendió, y la verdad que dentro del estilo es bastante variado y dinámico. Es un disco que puedes escuchar y disfrutar de cada una de sus partes y esto se debe creo yo, a la versatilidad de sus violeros, a la calidad de los arreglos y a la diferente dinámica que le da cada uno de los diferentes vocales, además a cuál más brutal y gutural. 

Finalmente, y detalle no menor y a lo que siempre hago alusión porque la influencia siempre está ahí, una de las canciones más etéreas del disco, es precisamente Journey toward ancient Kadath, claramente influenciada en la Búsqueda soñada de la oculta Kadath, uno de los escritos más importantes de H.P. Lovecraft.
!Escuchar aquí          



martes, 6 de febrero de 2018

Motörhead - Inferno (2004)



Como suele suceder en esta vida traicionera, uno encuentra una banda y es amor a primera vista. Pero como el idilio no puede durar para siempre, algo rompe el encanto y nos invade la decepción. Miramos con desdén a la banda que alguna vez escuchamos, casi de manera exclusiva.  Creo en los 80 Motörhead perdió la brújula. Yo sigo pensado que el Another Perfect Day es un disco excelente, y es uno de mis favoritos. Es el primer disco sin Eddie Clarke y el cambio de sonido no fue del agrado de muchos fans. Robertson es un gran guitarrista y sus solos son sublimes, pero hay que ser francos al respecto, nunca pudo encajar en la banda; el Lemmy alguna vez lo dijo, fue el punto más bajo de toda su carrera y Motörhead perdió toda credibilidad. A ello se sumaron los problemas con Taylor que finalmente salió de la banda y las tumultuosas audiciones para encontrar músicos. Frente a las presionas contractuales, la nueva alineación, con Würzel y Campbell en las guitarras, y Pete Gill en la batería, grabó seis canciones para el No Remorse, cerrando definitivamente los años dorados de la banda 

El segundo periodo es más irregular, el Orgasmatron y el Rock N Roll, son buenos discos, aunque también tienen temas muy flojos, tienen un sonido muy plano, y es claro que la banda está buscando un éxito comercial. Después del Rock N Roll, que marca el regreso de Taylor, Motörhead entra en una serie de problemas legales, rupturas de contratos y disputas internas, que los sacan casi por completo del circuito de giras. El 1916, nuevamente sitúa a la banda en el centro de interés, disco nominado a los Grammy, rebasado por el disco epónimo de Metallica, es uno de los mejores trabajos de la banda y es el último en el cual participa Taylor, porque ya no estaba en condiciones de grabar. Es una placa muy atípica también y creo por eso mismo se destaca en la vasta discografía del grupo; tiene una de las mejores baladas en la historia del rock, Love me Forever, y la canción epónima es una de las cosas más raras que ha hecho Motörhead en toda su carrera. El disco provoca un giro y les abre las puertas del mercado estadounidense; Lemmy decide alejarse de la escena londinense y se instala en la California soleada, tomando como segunda morada al Rainbow, donde pasó gran parte de su tiempo libre. En los 90, se convierte definitivamente en un ícono de la cultura popular.

El March ör Die, sí me pareció un disco muy malo y ahí pierdo por completo en interés por la banda. Es un disco muy comercial, con una producción muy mala que trata de sacarle provecho al éxito rotundo del No More Tears de Ozzy Osbourne, en el cual el Lemmy escribe cuatro temas, incluyendo la legendaria balada, Mama I’m Coming Home. A los discos que siguieron no les di mucha importancia y los escucho muy poco. Ahí quedé francamente desilusionado y por un tiempo me olvidé de Motörhead. Creo que fue el 2007 cuando vi de casualidad el Stage Fright y todo mi amor por la banda renació. Incluso las canciones nuevas sonaban muy bien, reavivando plenamente mi interés. Creo que es uno de los mejores en vivos del grupo y tiene una excelente calidad de imagen; mostraba muy bien todo el potencial de esa formación. La idea de los dos guitarristas siempre me atrajo, pero en Motörhead no funcionó muy bien y Würzel no se sentía muy cómodo, para la sesiones del Sacrifice surgió un altercado, por el incumplimiento de pagos de regalías y Würzel salió de la banda; el Lemmy decidió no reemplazarlo, volviendo así al esquema clásico, el power trío con Mikkey Dee ya en la batería.

Después de tantos problemas internos, la banda por fin pudo estabilizarse, inaugurando su periodo más creativo. En retrospectiva, considero que las placas que publican entre 1996 y 2002, funcionan bastante bien; auguran un giro interesante en el grupo. Yo creo que todo cambia con el Inferno; y la diferencia fundamental es la calidad del sonido y todo el mérito lo tiene Cameron Webb. Después de años de discos bastante planos, el Inferno tiene un sonido demoledor, yo diría que es el disco más pesado de la toda su vasta discografía. Desde las primeras notas de Terminal Show, que es una de las canciones más floja, se puede percibir un viraje hacia algo grandioso, su mejor disco en 20 años. Le sigue Killers, que terminó de engancharme, y luego le meten In the Name of Tragedy y Suicide, que se han convertido en parte de mis canciones favoritas. Y algo que realmente cabe destacar, es que el disco cierra con Whorehouse Blues, en cuya letra me identifico plenamente, y retoma la esencia de la banda y de toda la música que me gusta, pues Motörhead, como muchas de las bandas que admiro, comenzando por Black Sabbath, son bandas de blues, tienen ese trasfondo. Justamente en el Stage Fright hay una versión en vivo que es fenomenal, con Mikkey Dee en la segunda guitarra y Lemmy tocando la armónica. Con eso el grupo se ganó todo mi respeto.

Yo le tengo un cariño muy particular a este disco, y fácilmente entra en mi top 5; me reconectó con Motörhead. A veces uno puede hacer las paces con los amores del pasado. Sigo pensando que los discos que  siguieron son muy buenos y el Aftershock también se destaca, tiene un sonido igual de colosal y también tiene sus toques blues. En una banda que repite la misma fórmula una y otra vez, es muy fácil caer en la morosidad, pero todos los discos de Motörhead tienen algo que ofrecer, todos sobresalen de alguna manera; en todos se refleja el ícono, la leyenda, la imagen de Lemmy Kilmister. 



jueves, 1 de febrero de 2018

Lo mejor del 2017 (Ber)

2017 fue un año en el que el rock y sus sub géneros me sorprendieron después de muchos tiempo. Digo sorprender porque hace ya varios años comencé a interesarme más por la música electrónica y sus supuestas infinitas posibilidades de experimentación, llegué a afirmar en algún momento que la alineación guitarra-bajo-batería estaba estancada por sus limitaciones creativas. 2017 me demostró lo contrario.

Además pocos son los años en los que aparecen tantos álbumes dignos de escuchar de principio a fin. No pondré una reseña por cada uno, me limitaré a describir los géneros para que el interesado pueda hacerse una idea de lo que esta a punto de escuchar…

Oh Sees - Orc

garage psicodelia noise


Idles - Brutalism
punk post punk


King Gizzard and the Lizard Wizard - Polygondwanaland
psicodelia progresivo acid rock


King Woman - Created in the Image of Suffering
doom sludge


King Gizzard and the Lizard Wizard - Microtonal Banana
garage psicodelia acid rock


Brockhampton - Saturation II
hip hop


Oxbow - Thin Black Duke
avant rock post punk


Vince Staples - Big Fish Theory
hip hop


Electric Wizard - Wizard Bloody Wizard
doom stoner sludge



Ty Segall - Ty Segall
garage psicodelia


Joanne Robertson & Dean Blunt - Walhalla
folk lo-fi electronica


Queens of the Stone Age - Villains
alternativo hard rock stoner


Run the Jewels - Run the Jewels 3
hip hop


Xiu Xiu - Forget
electronica experimental


Daniel Abud - Ep 1
chill wave


Nuevos Románticos - Religión
industrial witch house

Deerhoof - Mountain Moves
indie art pop


Alan Vega - IT
industrial


William Basinski - A Shadow in Time
ambient drone


Babyfather - Cypher
hip hop experimental


Ninos Du Brasil - Vida Eterna
techno samba dark


Grizzly Bear - Painted Ruins
indie art rock


Nmesh - Pharma
vapowave idm


Planning for Burial - Below the House
black gaze post rock


Lana del Rey - Lust for Life
dream pop


Propagandhi - Victory Lap
crossover hardcore


Arcade Fire - Everything Now
indie dance


Stabscotch - Uncanny Valley
noise rock


Elysia Crampton - Spots y Escupitajo
electronica andino experimental


martes, 30 de enero de 2018

Lo mejor de 2017 (Marcos)

¡Oíd oh inmortales mi llamado y presenciad mi lista mal hecha de los 10 discos más churos del 2017!

Cada disco tiene un mérito propio, que tiene que ver con su estilo y género, así que por ello no tienen un orden preferencial, o en otras palabras me da flojera explicar porque uno sería mejor que el otro. Comencemos…  

Mastodon - Emperor of Sand


Ya se ya se, “mi Viejo Mastodon ya no es lo que era, ya no es lo que era”, y hace muchos discos que no lo es. Si eres un purista de la banda (como yo) seguramente este disco no es para ti, pero ya estamos grandes y no podemos aplicar la lógica de “los 3 primeros discos son los mejores” como a Metallica (aunque sea verdad). Es por eso que este disquito dedicado al cáncer está presente en mi lista, porque no será un "Crack the Sky" pero sónicamente me hizo mover las cachas y me recordó porque Mastodon sigue vigente incluso después de haber dejado de hacer Math/Grind/Noise/Sludge/etc, etc, etc…

Power Trip – Nightmare Logic


MOOOOOOOOOOOSSSSHHHHHHHHH!!!
Para vos que te gusta el trach (así como lo lees), y te haces pis cuando escuchas Municipal Waste, Demolition Hammer, Coroner, Havok, Exhorder, Toxic Holocaust, Vio-lence, Exodus, Tetament, Gamma Bomb, Warbringer, Kreator, Agnostic Front, Artillery, Forbiden, DRI, Suicidal Tendencies, Ángeles Azules, Overkill, Accept, Mortal Sin, SOD, Mekong Delta, Diamond Head, Exumer, Pro-Pain, Madball, Sick of it All, Violator, Bonded by Blood, Mutant, Vektor, Fueled by Fire, Nervosa, Lost Society, Lazrus AD, Dust Bolt, Hyades, Exarsis, Blood Tsunami, Velocidad 22, etc. tal vez este disco te guste.

Senegal Grindcore Mafia – Ido y Lucido


Una muy querida banda de Tucumán que tuve la suerte de ver en vivo. “La Senegal”, como suelen decirle los pibes argentinos a la banda, no es sólo música experimental de la más alta gama, sino que los que la seguimos pudimos presenciar su crecimiento desde su más íntima infancia, siendo que los muchachos miembros siempre mantuvieron una ética abierta y participativa con sus “fans”. Me atrevería a decir que la propuesta de los changos es de las más originales que he escuchado en el tiempo reciente, haciendo recuerdo su sonido a Mastodon, The Mars Volta y un menjunje gigantesco más de bandas.

Amenra - Mass VI


- Naaaaaa no canta el tipo, es imposible sería muy capo.
- En serio bro, es el chango el que canta con la voz limpia y la podrida.

Este es un pequeño fragmento de la conversación que tuvimos con un buen amigo al discutir Amenra. Hasta ahora no sabemos si las voces sutiles como suspiros y las guturales desgarradoras a lo Nathram de Silencer provienen de la misma persona. Pero ese detalle aparte, "Mass VI" es un discaso de “pe a pa”, lleno de emoción y bipolaridad grandilocuente.

QTI – Homónimo


Eran las altas horas de la noche, medio que quería lloviznar, los tragos y demás sustancias a uno ya se le suben a la cabeza a estas alturas, pero nada podía prepararme para lo que iba a presenciar en el “BreFest 2017”, en algún recóndito lugar de la campiña Tarijeña. Hace unas horas había conocido, por esas cosas de la vida, a los integrantes de QTI (Que te Importa), en una charla muy fuera de lo común, en donde los temas de lo esotérico, los aliens y las regresiones fueron el centro de mesa. En ese momento fue cuando les canjeé un disco propio por el suyo y nos separamos para intoxicarnos cada uno por su lado. Horas más tarde estos muchachos tomaban el escenario (después de haber tomado todo lo demás), y se me presentó una pseudoepifania:

“Esto es lo que deben haber sentido los primeros borrachos que vieron a los Ramones en vivo en CBGBs”. Y juro que así fue, sin exageración alguna. Punk crudo en su más inocente e imperturbable forma, donde el virtuosismo es impronunciable para sus integrantes, y lo que prima es la honestidad. Días después volvimos a escuchar el disco para darnos cuenta de la pequeña joya cubierta de estiércol que es esta banda.

Mutoid Man – War Moans


Hay ciertos momentos de apatía con la vida en donde parece que todo se ve y escucha homogéneo, cómo una cierta depresión sensorial; gracias a la misteriosa dadivosidad del universo, a veces llegan eventos que cambian esa opacidad. Mutoid Man fue un agradable accidente que se enmarcan en esos eventos. Una mezcla de virtuosismo instrumental y melodías infecciosamente poperas hacen que la banda resalte del resto. "War Moans" (su último disco) tiene variados y suculentos ejemplos de ello. Si vas a escuchar un tema del disco antes de pasarte mi opinión por el culo, que sea Bandages (dale tiempo, fúmate un churro o algo man).

Mazzone – Brutus


- ¡No puedes ser tan hdp de poner tu disco en la lista Marcos!
- Si, ¡si puedo! ¿Si saben cómo me pongo para que me invitan?

Recordando el viejo dicho que dice que la objetividad es sólo un mito, les presento el disco que con mucho sudor, lágrimas, sangre, trago y estupefacientes pudimos hacer en mi casa. Grabar con una consola de sonido de 2 canales es un reto, a eso hay que sumarle que todo el software usado en el disco es pirata y hace que la computadora se suicide de tanto en tanto; los instrumentos lejos de ser de alta gama poseen algo mucho mejor: valor sentimental (es como cocinar con amor <3<3<3). Si sumamos todos esos factores, azúcar, flores y muchos colores, tenemos un disco de sludge con tintes de Black Sabbath a lo criollo.

Mastodon – Dark Cold Place


- ¿Otra vez Mastodon en tu lista?
-¡Es mi vida y hago lo que quiero con ella, mamá!

Este disco escrito por el hillbilly Brent Hinds está lleno de emotividad y recuerda que hasta los cromañones más inadaptados tienen un corazoncito que les rompan. Un EP en donde se nota al tiro la influencia folclórica que Hinds le imprime a Mastodon, y donde la guitarra y la melodía priman sobre los demás elementos de la banda.

Primitive Man – Caustic


Música primitiva, hecha por hombres primitivos para gente primitiva. Primitive Man te dará pesadillas, y a tus hijos también. "Caustic" ha sido catalogado aburridamente de muchas formas: Slow death metal, Doom Black, etc, etc, etc. Lo que sí se puede decir de este disco es que da MIEDO! Hay algo primordial y ajeno a los hombres presente en este tipo de música que hace surgir el temor de sus cuerpos. Recomendado.

Ulcerate – Shrines of Paralysis


- Marcos ese disco es del 2016...
- Shhh, shhh, shhh…

Déjate llevar por los intrincados cambios de batería, y los caóticos ritmos de esta banda que acabo de conocer y no puedo dejar de escuchar, aunque cueste llegar a la segunda canción de lo jodido que te hace tripear… Con canciones tituladas “Fin de la esperanza”, “Luz extinguida” y “No hay salvadores”, uno no hace más que pensar que a los integrantes de esta banda les hace falta un abrazo y tal vez mayor reconocimiento por el finísimo trabajo de este death metal fusión con Jazz.  

viernes, 26 de enero de 2018

Lo mejor del 2017 (Sebas)

14.    Soror Dolorosa - Apollo

Coldwave francés que parece inglés, así como para bailar de noche bajo la lluvia.
 
13.    Drab Majesty - The Demonstration    

Una buena porción de The Cure y algo de Depeche Mode, con una moderna sensibilidad shoegaze. Un disco realmente especial.
 
12.    Krallice - Go Be Forgotten

Ya me tenían gracias al nombre del disco, inclusive antes de escucharlo.
 
11.    Gold – Optimist    

Una joyita oculta! Review aquí.
Como dato curioso, la niña de la portada es la vocalista, hace unos años...
 
10.    Paradise Lost – Medusa    

Si miras a los ojos de Medusa (o realmente escuchas el álbum), es posible que te encuentres con lo que no quieres.
 
9.    Steven Wilson – To The Bone    

Un disco que demanda mucha atención, recién ahí es donde uno encuentra los huesos de Wilson.  

8.    The Wounded - Sunset   

 Un melódico disco de finales del 2016 :| . Se trata de un estilo reminiscente al Eternity de Anathema, con un toque de la faceta gótica de Paradise Lost.

7.    Anathema - The Optimist

Realmente vale la pena hacer el esfuerzo de entender el ejercicio sonoro que proponen. Review aquí.

6.    Enslaved - E   

Un rebote después del anterior álbum, pero exijo aún más de esta banda, de todas maneras igual así son mejores que la mayoría.
 
5.    Yellow Eyes - Immersion Trench Reverie   

Parte de la vanguardia del black metal newyorkino. En general los estadounidenses están remontando en este campo y gracias a bandas como esta.
 
4.    Ulver – The Assassination of Julius Caesar

Una vez más, se reinventan y juegan magistralmente con tendencias electrónicas; pero Ulver es mucho más que eso.
 
3.    Converge - The Dusk In Us    

Inapelable. Como no seguir de cerca a una banda tan comprometida, tan ruidosa, tan extrema y en control.
 
2.    Mastodon – Emperor of Sand

Ya no tienen nada que demostrar, aún así parece que prácticamente no tienen límites. Pueden tomar cualquier camino y estaremos de acuerdo. Review aquí.
 
1.    Chaos Moon – Eschaton Memoire    

Contiene esa sensación palpable, una especie de libertad, que emanan los discos que llegan a ser clásicos.
Elige tu veneno.